Por Ángel Escalante

Arturo Sánchez es un joven venezolano que con apenas 31 años se destaca como uno de los científicos más connotados de su generación. A tan corta edad, consigue graduarse en dos oportunidades -Ingeniero en Sistemas y Físico- en la Universidad de Los Andes (ULA), en Mérida, Venezuela. Ha trabajado en laboratorios de Física de gran renombre en Francia y su calidad académica le ayudó a conseguir una beca de la Unión Europea para estudiar un postgrado en una universidad italiana.

Una joven promesa de la ciencia moderna

Arturo, nativo de San Cristóbal, estado Táchira -al occidente de Venezuela- desde muy joven ha sabido aprovechar sus dotes como buen estudiante. Salió en varias oportunidades del país cuando estaba por culminar sus estudios en Física Pura, gracias a becas ofertadas para Europa, en las que aplicó, siendo seleccionado entre más de 150 aspirantes.

Tres semanas después de su grado, ya estaba en París en un laboratorio de Física en Francia. Gracias a esta beca trabajó con otros tres venezolanos, quienes se dedicaron a trabajar con Física de altas energías.

Sánchez regresa a Venezuela, donde obtiene el cargo de profesor de matemáticas y cálculo en la facultad de Ingeniería de la ULA, donde también era estudiante. Facultad perteneciente a la misma universidad que lo vio graduar unos meses antes.

Aplicó a varias becas de doctorado que eran otorgadas en instituciones universitarias en el extranjero, quedando seleccionado de primer lugar para una beca en la Universidad Federico II en Nápoles, Italia. En febrero de 2010 deja su cargo en la ULA y emprende su viaje a la nación italiana para iniciar su doctorado en abril de ese año.

La cotidianidad de un científico:

Su día a día transcurre en una de las operaciones más sigilosas de la Física actual: administra el sistema para la infraestructura y toma de datos del Experimento Atlas, uno de los siete detectores de partículas construido en el LHC, (Gran Colisionador de Hadrones), el moderno acelerador de partículas de la Organización Europea para la Investigación Nuclear, en Suiza. Considerado el laboratorio de física de partículas más grande del mundo. Forma parte de un selecto grupo de seis personas que día y noche aseguran que todos los más de cinco mil computadores receptores de datos trabajen en su máxima operatividad.

Experimento Atlas, uno de los siete detectores de partículas construido en el LHC

Arturo está ligado a varias instituciones de prestigio internacional. Trabaja actualmente para la Universidad de Udine, en Trieste, Italia. Hace vida en el Centro de Conocimiento para Físicos y Matemáticos (ICTP), una institución de la Unesco, además de estar asociado al Instituto Nacional de Física Nuclear de Italia y al Centro Europeo para la investigación Nuclear en Ginebra, Suiza, donde reside actualmente.

Le puede interesar.  Hay más de cien colombianos afectados por falta de alimentos en cárcel de Santa Ana

“Cambiar de países ha sido un verdadero reto

 Mudarse a varios lugares en el mundo –Francia, Italia, Suiza-; verse obligado a aprender otros idiomas y otras culturas, nunca ha sido una limitante para que este notable tachirense se encaminara en una serie de oportunidades que lo irían formando como científico de capacidades extraordinarias. Méritos que lo hacen emisario de la ciencia en países como Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay.

Su estadía en el extranjero ha sido muy receptiva. “Son culturas distintas; adaptarse siempre lleva un proceso. La curva de aprendizaje siempre está allí y las interacciones con todo los que he tenido que trabajar ha sido bastante buena”, expresa Arturo.

Proyecto CEVALE2V: Un gran propósito

Una de las tareas más nobles de este ingeniero y físico venezolano es el trabajo de divulgación científica, que lleva a cabo de manera voluntaria desde 2014, para estudiantes universitarios en varias naciones latinoamericanas. Cevale2V es el proyecto personal más insigne del que Arturo forma parte, el cual busca capacitar a científicos de países en desarrollo para que realicen investigaciones de vanguardia.

Sánchez dicta talleres y realiza conferencias en varios países latinoamericanos

Genuina forma de dar continuidad a una serie de experimentos que incluyan mentes valiosas en el plano científico, tratando de dar una visión global sobre la necesidad de seguir formando físicos, dejando saber que es un campo de trabajo que abre grandes oportunidades. Inicialmente fue impulsado por un grupo de venezolanos al que actualmente se le han unido profesionales de varias partes del mundo como México, Colombia y Argentina.

El piloto se desarrolló en varias universidades de Venezuela. Hoy día luego de 5 años de éxito, tiene presencia en varios países de Latinoamérica. La experiencia la define Sánchez como un proyecto que lo llena de satisfacción pues poco a poco ha ido ganando respeto. Dicho proyecto ha traído consigo grandes noticias como la apertura de convenios que ha permitido el viaje de estos emprendedores hasta varios países del subcontinente como Física sin fronteras, que los ha autorizado para realizar seminarios públicos y talleres sobre programación y análisis de datos.

Le puede interesar.  Recogen firmas para que el Santo Cristo de La Grita sea el “Protector de Venezuela”

Estamos trabajando por brindar ayuda a más científicos venezolanos

Esta joven promesa de la ciencia moderna, con un futuro brillante en el mundo de la Física, profesa una increíble admiración por todo el que continúa en Venezuela y espera mejore la situación en el país. Confiesa que no detendrá su progreso personal y el de sus proyectos donde quiera que deba emigrar. “Estamos trabajando por brindar toda la ayuda posible a estudiantes y profesores venezolanos para que puedan continuar en sus actividades de carácter académico y científico“.

Un mensaje de gran valor

A pesar de considerar su mensaje pragmático lo cataloga además de optimista, pues hace énfasis en que “hay muchas cosas por hacer y los encargados de esa tarea son tantos venezolanos dentro y fuera del país con un valor inmutable y perenne en términos de progreso y ayuda voluntaria tan necesaria en estos tiempos”. “Esa visión de trabajar en colectivo es indispensable aprovechando que como latinoamericanos, somos una población muy joven con una energía impresionante donde hay un maravilloso potencial que debemos aprovechar”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí