Hacinados, sin las más mínimas medidas de distanciamiento social, migrantes venezolanos exigieron en las inmediaciones del puente internacional Simón Bolívar, frontera con Venezuela, la presencia de un representante de la Organización de las Naciones Unidas en la zona, debido a que denuncian una serie de irregularidades en los protocolos de retorno hacia el vecino país.

Los venezolanos denunciaron que los tiempos para ingresar al Centro de Atención Sanitaria Tienditas (Cast) son muy demorados y que no está pasando la cantidad de personas previstas, que es 300. “Llevo esperando 20 días para pasar”, comentó un protestante. 

Muchos de estos migrantes son caminantes que han llegado de otras ciudades como Bogotá, Cali o Bucaramanga.

“No nos han querido llevar para Tienditas, tienen un protocolo descoordinado y con corrupción porque están vendiendo los brazaletes a las personas que no están en la repartición“, denunció otro venezolano.

En ese lugar, más de 1.700 migrantes venezolanos esperan en unos cambuches que instalaron en un terreno adyacente al puente Simón Bolívar, en el barrio La Parada en Cúcuta.

Aguardan su ingreso al Centro de Atención Sanitaria Tienditas. Necesitan baños públicos y agua potable, porque tienen que pagar 1.000 pesos para bañarse en viviendas cercanas. 

Los migrantes resaltaron que continuarán protestando. Durante la manifestación hubo presencia de funcionarios del Esmad de la Policía Nacional.

El ingreso de retornados a Venezuela depende de las autoridades migratorias de dicho país. Actualmente permiten el paso de 350 ciudadanos por día, para un total de 1.750 a la semana.

Con información de Semana

Prensa Frontera Viva

Le puede interesar.  Cúcuta y La Parada: epicentros de pánico y angustia por acciones de grupos irregulares

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí