Este jueves, los familiares de la pequeña de dos años, Adalyn Castellano, quien sobrevivió al accidente de un autobús en Nicaragua, denunciaron que el gobierno nicaragüense no les permite comunicarse por teléfono con la pequeña.

«Hasta el momento no se nos ha permitido hacer videollamadas para ver a la niña. Ellos nos dicen que está bien, pero no nos dejan verla para saber si es cierto. Vamos a empezar a movernos en la embajada de Nicaragua en Venezuela y el Ministerio de Exteriores para pedir ayuda», dijo Juliannys Castellano, tía de Adalyn, a Efecto Cocuyo.

La pequeña viajaba con sus padres, Jordan José Castellano Castillo (26 años) y Cinthia Ninoska Estaba Rojas (24 años), en el autobús que se volcó en el kilómetro 171.5 de la carretera Panamericana de Nicaragua, la noche del miércoles 27 de julio. Los dos adultos, de nacionalidad venezolana, fallecieron al igual que otros 13 connacionales, pero la bebé no sufrió daños graves según reportaron autoridades del país centroamericano. 

Inicialmente, Adalyn fue trasladada a Hospital San Juan de Dios, de la ciudad de Estelí. No obstante, Juliannys asegura que la niña ahora está bajo el cuidado de una fundación dedicada a la familia, esta vez en la capital de Nicaragua, Managua. 

«Ellos nos dicen que no podemos hablar con ella, por protocolo. Pero como familia de la niña es un derecho que nos dejen hablar por videollamada. Por lo menos una videollamada al día», expresó Castellano. 

Una visa humanitaria

Juliannys Castellano también indicó que las familias de Jordan José y Cinthia Ninoska solicitarán una visa humanitaria al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, para que alguna de las dos abuelas de la niña pueda trasladarse a Nicaragua a comprobar su estado de salud.

Le puede interesar.  Desmantelan laboratorio clandestino para destilación de petróleo en Zulia

«Para que la cuiden mientras se termina todo este proceso. Ya Panamá mandó para Nicaragua la partida de nacimiento apostillada de la niña, porque ella es panameña», comentó Castellano. 

En conjunto con varios familiares, viajó desde Ciudad Ojeda, en Zulia, hasta Caracas (Unos 637 kilómetros aproximados), para exigirle al Estado una respuesta a su caso.

«Ya han pasado ocho días y la niña sola en Nicaragua. Estamos muy preocupados. Queremos que el gobierno de Nicaragua nos acepten las partidas de nacimiento de ambos fallecidos para que la niña pueda ser traída a Venezuela», puntualizó la tía de Adalyn. 

Sin respuesta del gobierno 

Aunque no tienen cita en el Ministerio de Exteriores o en la embajada de Nicaragua en Caracas, la familia de Adalyn Castellano asegura que solicitarán atención a su situación. No solo para buscar a la pequeña en Managua, sino también para repatriar los cuerpos de ambos padres. 

«El gobierno dice que se va a encargar de la repatriación, pero no nos han dado una respuesta concreta de cuándo va a ser el día para nosotros reconocer los cuerpos, porque antes de mandarlos tenemos que reconocerlos», dijo Julianny Castellano. Señaló que la falta de respuesta del gobierno venezolano ralentiza el proceso de traslado de la niña. 

Jordan Castellano y Cinthia Estaba intentaban llegar a Estados Unidos con su hija, tras huir de la crisis humanitaria compleja en Venezuela y vivir en Panamá durante algunos años. No obstante, la última conexión que su familia en Zulia tuvo con ellos fue el 27 de julio, minutos antes de su muerte en el accidente en la Panamericana. 

Le puede interesar.  Tragedia en Lara: Dos niños fallecieron tras explosión de una granada que se encontraron afuera de su casa

De acuerdo con la prensa nicaragüense, Alfredo Antonio Palma, chofer del autobús que se volcó, se encuentra en prisión preventiva desde el 2 de agosto y enfrentará una audiencia judicial el próximo 8 de este mes, por cargos de homicidio imprudente. 

Con información de Efecto Cocuyo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí