Los 14 miembros de la familia Hernández llegaron hace 2 años con muchas esperanzas a Perú desde Venezuela, pero el coronavirus ahora puso en jaque sus sueños: el abuelo murió y los demás luchan por superar la enfermedad, 2 de ellos están hospitalizados.

“Creo que se me va la vida”, dijo con dificultad a la AFP Wilmer Ramón Hernández, de 44 años de edad, acostado en su casa del sur de Lima y conectado a un tanque de oxígeno para respirar.

Su papá, Wilmer Arcadio Hernández, de 63 años, perdió la batalla contra el coronavirus el domingo 21 de junio mientras en Perú y en Venezuela se festejaba el Día del Padre.

“Nos tocó llorar en silencio para adentro como quien dice, ver al viejo que se nos fue”, agregó la esposa de Wilmer Ramón, Ruth Delgado de 37 años de edad,  una enfermera que en Perú no puede ejercer su profesión.

Todos dieron positivos

Los Hernández son de la ciudad de Barquisimeto (occidente de Venezuela), donde Wilmer Ramón era cantante en una banda de mariachis que daba serenatas en fiestas y eventos de empresas.

Viajaron a Perú en autobús los 14: Wilmer Ramón, Ruth, los 9 hijos de la pareja, el abuelo y 2 tíos de los niños.

Una vez en Lima, Wilmer Ramón retomó su oficio de mariachi con uno de sus hijos, mientras otros adultos de la numerosa familia trabajaban de taxistas o vendedores ambulantes, entre ellos Ruth.

Alquilaron una rústica casa de ladrillos de tres pisos en la ladera de un cerro del populoso distrito limeño de Villa María del Triunfo, cerca del Cementerio Nueva Esperanza.

Le puede interesar.  Venezolana muere ahogada al intentar cruzar río fronterizo entre México y Estados Unidos

Les iba bien en su nueva vida como migrantes, así que confiaban en que iban a salir adelante. Hasta que los alcanzó la pandemia del nuevo coronavirus.

“En las pruebas moleculares solamente hay seis positivos, pero sintomáticamente todos están positivos, desde la niña menor de seis años hasta el más adulto, que era mi suegro, que ya falleció”, dice Ruth a la AFP.

Ahora son 13

Desde hace tres semanas los Hernández están en cuarentena en su casa, donde tienen pintada una imagen de la Virgen de Guadalupe, a la que rezan todos los días para curarse.

Nadie los visita, salvo un médico y una enfermera del Seguro Social de Salud, que acuden a la casa cada dos días para examinarlos y darles tratamiento.

“La situación es difícil con la pandemia, demasiado difícil, porque somos una familia numerosa. Éramos 14, desafortunadamente ya quedamos 13”, dice Ruth.

Wilmer padre, en cuidados intensivos

Aunque los Hernández ya no pueden salir a trabajar, gastaron 440 dólares en alquilar un tanque con oxígeno para Wilmer Ramón, el más grave de todos tras el deceso del abuelo. El dinero lo consiguieron de donaciones de amigos.

“Se me tranca el pecho y empiezo a perder el conocimiento, es algo muy fuerte el dolor en la espalda. Me siento muy mal por las asfixias, a veces creo que no las voy a tolerar”, dice el mariachi. “Ya perdí a mi papá por falta de oxígeno”, agregó.

Luego de conceder la entrevista, la condición de salud de Wilmer Ramón empeoró. Lo mismo sucedió con su hijo mayor, Wilmer Jesús, de 25 años de edad.

Le puede interesar.  Escuela de Soñadores: venezolanos en Perú inician capacitación para emprendimientos

Por indicación médica, ambos fueron trasladados a hospitales de la zona sur de Lima.

El padre fue internado en el hospital de Villa El Salvador y el hijo en el hospital de emergencia para pacientes con coronavirus habilitado en la Villa Panamericana de Lima. Wilmer Ramón ahora permanece en la unidad de cuidados intensivos.

Con información de AFP

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí