En entrevista con Venezuela 360, el director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, denunció que en las minas ilegales de oro en Venezuela reina la explotación laboral por parte de los grupos paramilitares que operan con la “aquiescencia” del régimen de Nicolás Maduro.

“Cuando aquellos que están trabajando en la extracción del oro, entre los que se encuentran niños, mujeres y adultos, no obedecen los códigos de conductas que imponen estos grupos delincuentes, las sanciones son macabras. Incluye el cortar a las personas con motosierras, amputarles los dedos y las manos, rapar a las mujeres y colocarles un cartel que dice «me van a matar por haber sido una ladrona»”, dijo.

“En los peores casos, han desmembrado y matado frente a otros trabajadores a quienes presuntamente no habían cumplido con sus reglas”, detalla.

El representante de la organización pro derechos humanos también acusó que dichos grupos armados actúan con el consentimiento del Gobierno de Maduro para mantener el control férreo de las poblaciones locales.

Estas acusaciones están basadas en más de una treintena de testimonios de mineros, periodistas y líderes de grupos indígenas, durante 2018 y 2019.

Enfermedades y controles

Además, el informe refleja que los trabajadores se encuentran expuestos a muchos riesgos debido a las precarias condiciones laborales. La exposición al mercurio, la falta de protección y la insalubridad ponen en riesgo la salud de los mineros.

Ante las denuncias y testimonios, la organización se hizo eco de que algunos entrevistados aseguraron “las autoridades tienen conocimiento” de lo que ocurre en el arco minero del Orinoco, de hecho, “agentes de seguridad estatales visitan las minas para cobrar sobornos”.

Le puede interesar.  “Se paga casi 7 dólares para pasar la trocha, el control sanitario es falso”: el relato de una mujer en la frontera entre Venezuela y Colombia

Sin embargo, en el informe de la HRW detalla no haber encontrado información pública de investigaciones abiertas sobre la posible participación de funcionarios gubernamentales.

De igual forma, dice, que se han presentado casos de abusos por parte de las fuerzas de seguridad. “Estos grupos se enfrentan con las fuerzas de seguridad venezolanas o con los grupos ilegales colombianos, precisamente para mantener el control de estas minas que producen el oro”.

“Los venezolanos de bajos recursos que se ven en la necesidad de trabajar en las minas de oro debido a la crisis económica y la emergencia humanitaria en el país se han convertido en víctimas de delitos macabros cometidos por grupos armados que controlan minas ilegales en el sur de Venezuela”, puntualizó José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí