FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

La política que permite a Estados Unidos expulsar casi automáticamente a inmigrantes a México, sin darles la posibilidad de solicitar asilo, tendría los días contados una vez que se levante la emergencia de salud pública el 11 de mayo.

El gobierno del presidente demócrata Joe Biden informó esta semana que el 11 de mayo levantará este estado de emergencia declarado en 2020 para atajar la pandemia de covid-19.

La decisión tiene repercusiones significativas en la frontera con México, donde las autoridades interceptaron a 863.929 migrantes desde el comienzo del año fiscal en octubre hasta el pasado 31 de diciembre, según datos oficiales.

La inmensa mayoría de ellos son expulsados inmediatamente, invocando en parte el Título 42, una norma sanitaria activada por el expresidente republicano Donald Trump en 2020 con la finalidad declarada de frenar la pandemia de covid-19.

El gobierno quería rescindir esta norma pero está pendiente de una sentencia de la Corte Suprema que bloqueó su revocación en diciembre pasado.

Teóricamente, una vez que se levante el estado de emergencia sanitaria dejaría de activarse el Título 42, un estatuto de salud pública promulgado en 1944 que permite actualmente a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades decidir si una enfermedad contagiosa representa un peligro de propagación.

Además sin la emergencia de salud es poco probable que la Corte Suprema considere siquiera el caso, porque el litigio dejaría de existir.

La subsecretaria de prensa de la Casa Blanca, Olivia Dalton, sembró, no obstante, la incertidumbre este martes al declarar que el gobierno ya propuso levantar el Título 42 “y quedó bloqueado por órdenes judiciales”. “No sabemos cuándo la Corte Suprema emitirá un fallo sobre este asunto”, dijo a bordo del Air Force One.

Le puede interesar.  Venezolanos en Rumichaca podrán volver al país en vuelo humanitario

La Casa Blanca se da de plazo hasta mayo para perfilar un mecanismo legal que permita regular la afluencia de migrantes.

Biden se hallaba bajo presión dentro de su propio partido para poner fin al Título 42. La semana pasada casi 80 congresistas le pidieron que respete el derecho a solicitar asilo en el país.

Los republicanos, por el contrario, multiplicaron los pleitos ante los tribunales para impedir que se suspenda y lo culpan de la crisis migratoria en la frontera con México.

El Departamento de Seguridad Interior lleva meses diciendo que se prepara para la rescisión del Título 42. En enero el gobierno anunció haber pactado con México dejar entrar a 30.000 migrantes por mes de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela, siempre que hagan la solicitud donde se hallen, cuenten con un patrocinador en Estados Unidos y lleguen por avión.

Información de EFE

FacebookXTelegramWhatsAppMessengerPinterestEmailCopy LinkShare

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí