fbpx
Inicio Frontera

Frontera

Las autoridades colombianas habilitaron el plan ‘Frontera Segura y Regulada’ el cual busca activar un plan masivo de control para la población migrante.
Las historias de caminantes y retornados se entrelazan en un corregimiento donde muchos venezolanos aún hacen vida.
El gobernador de Norte de Santander, Silvano Serrano informó que los migrantes venezolanos que se encuentran en Pamplona deben ser atendidos fuera del casco urbano de esa población.
Este jueves, el director de Migración Colombia, Juan Espinosa anunció que la frontera colombiana “permanecerá cerrada hasta que estén dadas las condiciones para garantizar la seguridad de las personas y la región”.
Una gran coyuntura se vive en la zona fronteriza de Colombia, especialmente en la ciudad de Pamplona que se ha convertido en el epicentro de recepción de migrantes venezolanos que, a pesar de las restricciones por la pandemia, han decidido sortear las vicisitudes del largo recorrido que emprenden a pie desde sus ciudades de origen hasta el interior de Colombia.
Este jueves, la gobernación de Norte de Santander en conjunto con Migración Colombia, el Ejército y la Policía Nacional reforzaron la vigilancia de los pasos irregulares para frenar la masiva llegada de los migrantes venezolanos.
La muerte de dos oficiales provocó asombro e indignación entre sus compañeros, pero también desató una campaña anónima que busca relacionar a uno de ellos con acciones delictivas.
Funcionarios de distintos cuerpos de seguridad en alcabalas en la vía, y grupos armados irregulares que controlan largas extensiones de territorio en Venezuela, han cometido tratos crueles, inhumanos y degradantes, extorsión, intento de agresiones sexuales, robos, entre otras vulneraciones contra los migrantes forzados venezolanos, quienes en su mayoría se desplazan caminando desde y hacia la frontera con Colombia, huyendo de la emergencia humanitaria compleja y buscando sobrevivir fuera del país, así lo denunció FundaRedes ante la Defensoría del Pueblo en el estado Táchira.
Si alguien quiere evidencia hasta dónde se ha vulnerado la soberanía venezolana y a qué punto ha llegado el resquebrajamiento de la institucionalidad y la seguridad nacional, es suficiente con adentrarse en cualquier camino ilegal que lleva a Colombia desde el territorio venezolano. Sin recato, ni disimulo, guerrilla armada y militares administran, dirigen y sacan provecho de los negocios oscuros que se esconden detrás del cierre de la frontera. Las violaciones reiteradas a los derechos humanos, el tráfico y micro tráfico de todo lo prohibido está ocurriendo en este momento en la zona, con la anuencia de los poderosos
Cientos de venezolanos, que se ven en la necesidad de utilizar los pasos ilegales que conectan a Venezuela con Colombia, denuncian que deben pagar grandes sumas de dinero para poder movilizar sus compras.

Más vistos

Destacados del día