La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Humberto-Calderon-Berti.jpg
Calderón Berti cuando recibia el placet por parte del presidente colombiano Iván Duque.

Incertidumbre y molestia produjo dentro de la mayoría de las organizaciones que integran el Gran Acuerdo Venezuela, GAV, la destitución del nombrado embajador de Venezuela en Colombia, Humberto Calderón Bertí, por parte del presidente encargado Juan  Guaidó.

El tema fue discutido de manera informal por parte de las organizaciones  y a pesar de que es un asunto de primer orden en la agenda de opinión, ninguno de los voceros consultados quiso dar su opinión, pidiendo en cambio, que sus declaraciones fueran off the record.

La GAV es una alianza de organizaciones venezolanas y colombo-venezolanas que realizan actividades de apoyo humanitario, de asesoría, protección y refugio de venezolanos en Colombia. En la actualidad son más de 120 distribuidas en gran parte de los 32 departamentos colombianos.

Dos aspectos fundamentales fueron analizados por los consultados al particular: el primero se refiere a las posibles razones que estuvieron detrás de la salida de Calderón Berti. Entre las que se mencionan la falta de conexión entre los parlamentarios que están en el exilio, el caso de las denuncias sobre el manejo administrativo de fondos dirigidos a los militares venezolanos promovida por Calderón en Colombia y que involucró a cercanos al entorno del presidente encargado y, en tercer lugar, la necesidad de abrirle espacio a Tomás Guanipa , quien se señala como sucesor del experto petrolero y ex canciller.

El segundo elemento evaluado por parte de los consultados sobre el tema es su rechazo a la forma como se procedió a la destitución y se hizo el anuncio público: “Guaidó está mal asesorado. Aquí funcionó mal la diplomacia porque un venezolano como Calderón Berti debía haber sido tratado de una forma más elegante y proceder a esperar  su renuncia luego de exponerle las razones del cambio de estrategia diplomática internacional como señala en su comunicación Guaidó” señaló uno de los integrantes de la GAV.

En esta visión coinciden con el ex embajador de Venezuela en la ONU, Diego Arria, quien también deploró en su cuenta twitter la noticia de la salida intempestiva de Calderón Berti. Hasta los momentos el gobierno de Colombia ha mantenido silencio sobre el tema.

Los miembros de la GAV señalan ampliamente su aspiración tal y como manifestó uno de los consultados:  “Desde la GAV nos corresponde un papel discreto en este tema pero se debe entender que las organizaciones que integramos esta plataforma queremos ser parte activa en el diseño de la estrategia diplomática de Venezuela en Colombia” (Alans Peralta)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí