La designación por parte de la Asamblea Nacional chavista de un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), fue recibido por la población venezolana como una jugada que, en lugar de aumentar la confianza en el ente, solo reitera la desconfianza y el rechazo hacia el mismo.

En la ultima encuesta dirigida por Frontera Viva, a través de nuestra cuenta Twitter, a la pregunta: ¿Considera usted que la nueva junta directiva del Consejo Nacional Electoral le otorga al ente la confiabilidad necesaria para ir a elecciones libres?, un 93% respondió “no, no genera confianza”, versus un 7% que consideró el ente como digno de confianza.

Un CNE “más de lo mismo”

Los resultados no sorprenden al politólogo y analista político, Leandro Rodríguez, quien señala que “uno de los principales problemas que tiene este CNE es que no participaron los verdaderos actores de la política nacional, es decir, ahí no está representada la oposición legítimamente reconocida dentro y fuera de la nación”.

A su juicio, se trató de “una componenda entre el gobierno y estos sectores de la oposición electorera que el régimen ha oficializado por ser genuflexo a todos los escenarios que le propone”.

El especialista concuerda con los encuestados al indicar:

“No considero que este CNE dará legitimidad y confiabilidad porque es un CNE más de lo mismo, igual a los anteriores, es decir, la mayoría de conducción de este órgano cae en los tres rectores principales que son del PSUV o que tienen abierta relación con el gobierno, fueron constituyentes, diputados, etc., y las decisiones del CNE recaen en el directorio y en el directorio las decisiones se toman por mayoría simple, es decir, si son cinco con tres les basta, y esa mayoría la tiene el gobierno. De más está decir que este es un órgano que tiene 17 años bajo el dominio del chavismo y toda la estructura interna también responde a esta tendencia política. Los otros representantes que impuso el gobierno como oposición no lo son tanto, ahí no participó la oposición legítimamente reconocida interna e internacionalmente, fue el gobierno que los tomó y les dijo ustedes van a ser los representantes de la oposición”.

Le puede interesar.  Guaidó apoya la tarjeta única para participar en futuras elecciones

Presencia “opositora”

Acerca de los dos rectores pseudo opositores, Enrique Márquez y Roberto Picón, Rodríguez indica que Márquez, expulsado del partido Un Nuevo Tiempo (UNT), empezó a evidenciar algunos nexos con el gobierno de Maduro desde 2018, mientras que Picón, ex preso político acusado de participar en la intentona del 30 de abril de 2019 y acusado de traición a la Patria, entre otros cargos, representó una sorpresa. “Bajo qué términos fue liberado, bajo qué términos asume la rectoría del CNE no lo sabemos”.

Aunque el impacto de la nueva dirección del órgano electoral venezolano aun no puede medirse por lo reciente del suceso, Rodríguez se atreve a adelantar que “la designación de este CNE, otro CNE chavista, va a traer efectos perjudiciales para quienes aspiran a una participación”.

La abstención ya dio lo que iba a dar

El politólogo indica que, ante un escenario político dominado por la abstención que considera como “el sentimiento nacional más legítimo que hay en la actualidad en un rechazo absoluto a las instituciones psuvisadas y a una oposición que no ha sabido dar respuestas a las necesidades del país”, se avizora “otro proceso electoral con altísima abstención, con instituciones desconocidas y con más sanciones”.

Sin embargo, alerta que la abstención ya dio todo lo que podía dar y es tiempo de implementar una nueva estrategia.

“Ya la abstención dio todo lo que tenía que dar, ya deslegitimó, deslegalizó al régimen, logró sanciones, otro tipo de acciones internacionales contra el régimen, pero es insuficiente. La abstención a pesar de que ha sido la estrategia que más ha golpeado el régimen, ya es insuficiente y necesita ser acompaña de otras acciones y esas son las que se están buscando”.

Le puede interesar.  Guerrilleros de las Farc piden a comunidad indígena venezolana reconocerlos como una fuerza beligerante

Culmina su lectura policía reiterando que el objetivo que el oficialismo persigue con este nuevo CNE es el de “tratar de fingir una democracia inexistente en el país, busca aminorar las sanciones que recaen sobre el régimen y las cuales le imposibilitan de tener relaciones comerciales, financieras y atraer las inversiones que requieren”.

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí