El presidente Interino de Venezuela aseguró, en una entrevista exclusiva para El Nuevo Herald, que “nosotros de manera extraoficial, por el observatorio que hemos manejado, creemos que podríamos estar hablando de más de 200 casos en este momento en Venezuela”.

De acuerdo a Guaidó, el 81 % de los hospitales públicos venezolanos no tienen jabón y el 82 % de los hogares no recibe agua por las tuberías. El número total de camas con respiradores en todo el país asciende a solo 84.

La suma de esos factores proyecta una ecuación catastrófica para Venezuela, cuando apenas comienza a ser golpeada por el nuevo coronavirus, que produce COVID-19. La enfermedad respiratoria no solo se abalanza sobre una población vulnerable que padece serios problemas de desnutrición, sino que también está a la merced de un gobierno represor acostumbrado a esconder los problemas en vez de enfrentarlos.

Cifras alarmantes

Según fuentes cercanas al régimen, el número de casos positivos ascendía a 181 en la mañana del sábado, mientras que el total en observación se ubicaba en 298.

El mayor número de casos era registrado en el estado Zulia, con un total de 21 positivos y 46 en observación, seguido por Miranda con 18 positivos y 46 en observación, y Caracas con 17 positivos y 29 en observación.

Guaidó, quien es reconocido por Estados Unidos y casi otros 60 países como el legítimo presidente de Venezuela, dijo que el gobierno está demostrando una gran soberbia ante la amenaza del COVID-19, persiguiendo a reporteros y personal médico que se han atrevido a desvelar la gravedad de la crisis.

A la severidad de la crisis “se le suma la persecución de quienes han denunciado la situación, como es el caso de una enfermera en (el estado) Monagas, y de un médico en la región central a quien se le dio casa por cárcel, por básicamente visibilizar lo que es la emergencia sanitaria en Venezuela”, dijo Guaidó.

El régimen “continúa , persiguiendo a los periodistas, tratando de evitar que se informe y rehusándose a aplicar medidas humanitarias como por ejemplo, a liberar a los privados de libertad (reos) o a los presos políticos en situación de vulnerabilidad”, señaló.

Pocas horas después de la entrevista, el gobierno encarceló al periodista Darvinson Rojas por reportar a través de Twitter sobre el aumento de los casos de coronavirus en el país.

Crisis en el sistema de salud

Guaidó señaló que la capacidad del sistema de salud venezolano para afrontar la pandemia es casi inexistente.

El país, por ejemplo, país necesita obtener de inmediato unos 1,000 respiradores para poder atender los casos que van a producir en cuestión de días.

Eso significa que el país necesita de la asistencia humanitaria hoy con más urgencia que nunca.

“Hace un año (con el inicio de la crisis humanitaria) era importante. Hoy va a ser vital para evitar que se produzca una catástrofe que está en puertas en Venezuela”, manifestó.

Pero para que la ayuda pueda llegar, los militares venezolanos deben dejarla pasar en vez de repetir el triste escenario registrado el año pasado cuando usaron la fuerza para impedir que los alimentos donados por la comunidad internacional pudieran ingresar al país.

“Hemos hecho un llamado a la Fuerza Armada, un llamado claro, advirtiéndoles que pudieran ser responsables de una catástrofe si no actúan de inmediato por la necesidad de atender a nuestra gente”, dijo Guaidó.

“Hoy la prioridad es proteger a nuestra gente, salvar vidas, y para eso se requiere del compás, sin duda, de las fuerzas armadas, no como hicieron el año pasado que permitieron que quemaran ayuda humanitaria”, agregó.

El Nuevo Herald

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí