Carlos Enrique Chaparro, venezolano de 47 años, fue asesinado durante una balacera que se registró el sábado en una estación de servicio del estado Anzoátegui. En el lugar del acontecimiento, un grupo de personas protestaba por gasolina cuando se generó el altercado con efectivos de la GNB, a quienes responsabilizan por el asesinato.

El incidente dejó a otro hombre herido, identificado como Cristóbal Ruíz de 51 años, quien permanece en el hospital Luis Razetti de Barcelona. Se mantiene estable tras ser intervenido quirúrgicamente.

Imagen del lugar del suceso. Foto cortesía.

Hechos

Según testigos, conductores que tenían 17 días en la cola para surtir combustible, reclamaron a funcionarios de la GNB que le dieron acceso a varios vehículos a la estación de servicio para que cargaran gasolina, pese a que la bomba estaba cerrada. Presumen que entre los beneficiados había varios miembros de un colectivo armado, ligado al régimen de Nicolás Maduro.  

De tal manera, la situación molestó a los conductores, quienes reclamaron la irregularidad; lo que generó el lamentable suceso que dejó a Chaparro sin vida y desencadenó más problemas en la ciudad.

Indignación

Chaparro, conocido como “lalo”, era un quesero de la zona. Su asesinato generó molestia e indignación en habitantes locales, quienes se dirigieron a la casa del capitán de la GN Carlos Borregales, tras ser señalado como el autor del asesinato. Le saquearon la vivienda y causaron destrozos, según reportes de El Pitazo.

Provea, ONG especializada en derechos humanos, condenó el hecho y señaló que  “estaríamos ante un nuevo asesinato por uso excesivo de la fuerza por parte de este componente de la Fuerza Armada en el mes de julio”.

El caso de Chaparro se parece al de Joe Albornoz, quien fue asesinado por efectivos de la GNB el 17 de julio. El pescador estaba en una protesta por gasolina en Islas de Toas, estado Zulia, cuando los uniformados empezaron a disparar contra los manifestantes, lo que le ocasionó la muerte.

Habitantes de Isla de Toas protestaron por el asesinato del joven Joe Albornoz, quien tenía 18 años cuando le arrebataron la vida. Foto cortesía.

El fiscal general del régimen, Tarek William Saab, lamentó el suceso y designó fiscalías para esclarecer los hechos y sancionar a los implicados. Sin embargo, la opinión pública pone en tela de juicio las acciones del Ministerio Público, puesto que muchos casos han quedado impunes en el país.

Anteriormente, Provea ha declarado que el alto nivel de impunidad  en Venezuela “favorece la repetición de tales acciones represivas”.

Prensa Frontera Viva

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí