Distintos habitantes de Villa del Rosario en Norte de Santander se han quejado de los venezolanos que deambulan por la calle pidiendo dinero en las casas y los negocios.

Según manifestó una habitante del sector identificada como Yesid Rojas “ya no sabemos qué hacer con tanto migrante en el municipio. Si no están pidiendo en las casas, en los negocios o en las calles, entonces se dedican a deambular por todas partes. Son muy pocos los que trabajan”.

Rojas también aseguró que “si aquí en el centro estamos cansados, no me imagino en La Parada donde a gritos han pedido ayudas, pero pareciera que esa zona no le perteneciera a Colombia, sino a Venezuela. Ir allá es arriesgarse a muchas cosas”.

A pesar del cierre fronterizo, cientos de venezolanos cruzan diariamente la frontera entre Colombia y Venezuela para comprar medicamentos, alimentos, artículos de aseo personal o mercancía que es vendida en el Venezuela. Sin embargo, muchos de los que cruzan se quedan en las calles, acampando en plazas o sitios públicos, donde piden dinero o venden dulces para sustentar su vida en Colombia.

Debido a esta situación, el gobernador de Norte de Santander, Silvano Serrano ha declarado que se activará un plan “en conjunto con el Ejército Nacional, Policía Nacional y Migración Colombia para reforzar el control en los pasos fronterizos, sin embargo, la porosidad de nuestra frontera genera ese flujo de migrantes”.

En este plan se coordinará con los alcaldes y gobernadores la activación de protocolos destinados a la población migrante.

Con información de La Opinión

Prensa Frontera Viva

Le puede interesar.  Militares venezolanos venden gasolina en dólares y a domicilio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí