Hablemos de violencia

La violencia contra la mujer es un problema de salud pública que atenta contra la dignidad, integridad y libertad de las damas por el hecho de ser mujer.

Dentro de esta violencia se encuentra el feminicidio el cual es considerado la manifestación más extrema de agresión contra la mujer debido al odio o desprecio que recibe por su condición de género.

Este término comenzó a formar parte de las leyes venezolanas el 25 de noviembre de 2014 en una reforma de la Ley Orgánica por el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, que determina el feminicidio como un delito.

Este crimen, de acuerdo a la abogada, fundadora y consultora jurídica de la asociación civil Voces de Género Venezuela, Sinahi Brito Lombardero, a diferencia de un crimen común, que es regulado por el Código Orgánico Procesal Penal, está regido por la Ley Especial de Violencia de Género.

La muerte intencional de una mujer por su condición de género tiene una sanción que va de 20 a 25 años de prisión en el país.

Generalmente el feminicidio, conocido también como femicidio, suele estar acompañado por acciones de violencia como torturas, quemaduras, violaciones, mutilaciones entre otras. Sin embargo, la inducción al suicidio o ayudar en el suicidio de una mujer también está incluido en este delito.

Feminicidio en Venezuela

Aunque en el país no existen cifras precisas y exactas, en los últimos años se han incrementado los casos como consecuencia de la pandemia del COVID-19.

De acuerdo al Observatorio Digital de Femicidios del Centro de Justicia y Paz (Cepaz), entre enero y junio de 2021 se registraron en el país 125 homicidios. Este monitoreo también incluye los feminicidios en grado de frustración,

Cabe destacar que 57 niñas y niños quedaron huérfanos por el feminicidio de sus madres.

Según explicó Sinahí, hace falta más que el accionar del Estado para garantizar los derechos humanos de las mujeres, la educación sobre las leyes que amparan sus derechos y el accionar del Estado, sería un gran paso.

“Si las mujeres conocieran en todo el ámbito lo que está plasmado en la ley, creo que podríamos lograr que los índices se redujeran. La educación es primordial para que la mujer pueda defenderse y exigir el cumplimento de lo que establece la ley”.

Aunque destaca que es importante educarse acerca de los derechos que la amparan, también es cierto que el Estado está en la obligación de garantizar que estas leyes se cumplan.

“La obligación del Estado es declinable porque el Estado debe tomar todas las medidas administrativas, legislativas, judiciales y cualquier otra que sea necesaria para asegurar el cumplimiento de esa ley especial”.

Es importante resaltar que el feminicidio suele estar acompañado de señales y características que pueden alertar lo que está ocurriendo antes de un desenlace fatal.

Cualquier tipo de violencia contra la mujer debe ser castigada y atendida a tiempo. Solo en el año 2020 cerca de 237 mujeres fueron asesinadas en Venezuela, de acuerdo a Cotejo, y solo el 44,92 % de los crímenes fueron calificados como feminicidios.

El feminicidio es “considerado un delito contra los derechos humanos, quien fuere sancionado por el delito de femicidio no tendrá derecho a gozar de los beneficios procesales de ley ni a la aplicación de medidas alternativas de cumplimiento de la pena”, según el artículo 57 de la ley.

¡Si estás pasando por esta situación busca ayuda!