“Era un vago y un irresponsable”, así recuerda David Vallenilla a Nicolás Maduro cuando este era un conductor de autobús en Caracas. En exclusiva al periódico ABC de España, el venezolano contó detalles sobre los artilugios del heredero del chavismo para justificar sus faltas.

“Dejó de ir a trabajar y un día llegó a mis oídos que el joven se había involucrado con el sindicato de Plaza Venezuela. Él era un simple delegado, pero nos hacía creer que era uno de los representantes y debía asistir a los actos”, dijo el supervisor sobre Maduro, a quien conoció en 1992.

Cuando conoció a Maduro, Vallenilla nunca pensó que aquel conductor de autobuses podría ocupar un puesto político y, mucho menos, conducir un país. La crisis humanitaria compleja que se produjo a partir de las políticas de Nicolás Maduro le da la razón.

“Yo no entiendo cómo este señor llegó a ser presidente. No tenía ninguna cualidad para ejercer ese cargo. Le veo la banda presidencial y no me lo creo”, expresó.

Maduro fue el conductor de autobús con más multas del Metro de Caracas y nunca estuvo comprometido con su trabajo, según investigación de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA). La intención del actual líder chavista siempre fue conectarse con funcionarios que lo ayudaran a construir su propia carrera política.

“Maduro llevó un justificante del sindicato por haber faltado varios días y cuando fuimos a cotejarlo nos dimos cuenta de que era falso… perdí la cuenta de cuántas veces le suspendí el sueldo porque no iba a trabajar”, agrega Vallenilla.

Las condiciones laborales en las que trabajó Maduro como conductor son totalmente ajenas a las actuales. El Metro de Caracas pasó de ser una obra innovadora a convertirse en un símbolo de la destrucción en la que se encuentra Venezuela.

Le puede interesar.  Cuba debe 230 millones de dólares a Venezuela por envío de petróleo durante el 2020

Con información de ABC

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí