Mujeres solas con sus hijos, jóvenes embarazadas, familias campesinas. Este es el más reciente perfil de los caminantes venezolanos en la ruta entre Cúcuta y Bucaramanga según lo observan los miembros de la red de refugios para migrantes establecida en la zona.

Durante las últimas dos semanas se ha incrementado notablemente el número de caminantes que recorre la ruta entre Cúcuta y Bucaramanga. La principal razón es el anuncio de Ecuador que, desde el 26 de agosto próximo, solicitará visa a los venezolanos que quieran ingresar a su territorio.

Los caminantes venezolanos tienen ante sí una carrera en contra del tiempo.  Y según lo señalan voceros de la red de refugios, la mayoría de ellos se encuentran totalmente colapsados en capacidad de hospedaje y alimentación.

Víctor Perozo
Víctor Perozo voluntario de la casa de paso Nueva Ilusión, ubicada en Los Patios

El perfil del caminante que está llegando recientemente ha cambiado. Así lo confirma Víctor Perozo uno de los voluntarios de la casa de paso Nueva Ilusión, ubicada en Los Patios, área metropolitana de Cúcuta.

Quienes vienen ahora, son generalmente familias o grupos de amigos y conocidos de calles en barrios fundamentalmente de los estados Carabobo, Aragua, Lara, Portuguesa y Trujillo. También son personas más pobres, entre ellos, muchos campesinos.

“La mayoría de los que estamos recibiendo son personas que no saben leer, no saben escribir. Mucha de la gente que está saliendo ahorita es del campo. Eso lo notamos al pedirle los datos para registrarlos en nuestra base de información por los servicios que prestamos: algunos no saben ni firmar o escribir su nombre. Eso nos preocupa realmente”.

Los impulsa el mismo motivador que los caminantes anteriores: la necesidad de construir un futuro mejor para sus familias en Colombia o en otro destino. Están iniciando ruta caminante familias completas, pero, según observa, se ha incrementado el número de mujeres solas con sus hijos e incluso algunas en estado de embarazo.

Situación de refugios en Cúcuta
Situación de refugios en Cúcuta

“Esta situación nos duele mucho a los voluntarios. Es difícil no conmoverse frente al drama de unas madres que cargan solas con sus hijos en esta ruta. O ver a una chica joven embarazada sola haciendo la ruta. Tratamos de ayudarlas dentro de lo posible pero no podemos hacer más de lo que nos permiten nuestros recursos en los refugios”.

Le puede interesar.  To be or not to be, votar o no votar

Por: Alans Peralta

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí