Desde diciembre del 2020, personal y voluntarios del Barco Hospital San Raffaele han llegado a las zonas de asentamiento de los migrantes venezolanos irregulares en Cali, Colombia, para brindar atención básica en medicina general, odontología y acompañamiento psicosocial a esta población vulnerable. 

Normalmente el Barco Hospital San Raffaele lleva sus misiones humanitarias por las aguas del Pacífico colombiano para suplir las necesidades en salud de poblaciones en áreas de difícil acceso geográfico.

Sin embargo, en esta ocasión, el personal médico ha dejado la embarcación para adoptar un hospital de campaña en el que, según Diego Orlando Posso Paz, presidente y fundador del Barco Hospital, han atendido a ocho mil venezolanos y beneficiado a otros 14 mil. 

Áreas de atención

Las brigadas de salud, realizadas a diario y focalizadas principalmente en la zona del Corredor Verde en Cali, están proyectadas para atender a la población migrante ubicada en áreas periféricas de la ciudad, al igual que en otros municipios como Yumbo, Jamundí y Palmira. 

La iniciativa, financiada con recursos de la Embajada de la Unión Europea en Colombia y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), ha permitido a los venezolanos que se encuentran en la capital del Valle del Cauca y sus zonas limítrofes tener acceso gratuito a atención en medicina general, planificación familiar, psicología, laboratorios de sangre, odontología e higiene oral. 

Le puede interesar.  Más de 1.900 migrantes venezolanos han sido asesinados en Colombia desde el 2017

Adicional a esto, como parte del programa de atención, los beneficiarios reciben sin costo los medicamentos que requiera su condición médica particular, la entrega de resultados de exámenes, al igual que micronutrientes y preservativos. 

Malnutrición en venezolanos

“Cuando tenemos pacientes hipertensos o diabéticos, por ejemplo, les entregamos medicamento para hasta tres meses. Hemos tenido pacientes que tienen fórmulas medicas muy específicas para sus condiciones y nosotros las gestionamos sin costo alguno. También entregamos nutrientes, kits de dignidad, ropa, zapatos, mercado y pañales para los bebés“, sostuvo Posso, quien además subrayó que los servicios están disponibles sin ningún tipo de prerrequisito para personas de todas las edades y sexos.

En cuanto a los problemas de salud más comunes a los que se han enfrentado en estos primeros meses de funcionamiento, el presidente del Barco Hospital destacó como principal padecimiento la desnutrición. 

“Hemos notado que tienen muchos problemas de malnutrición, carencia de defensas, artritis, hongos en la planta de los pies, infecciones respiratorias. Todo esto por las condiciones en las que viven o migran, afirmó Posso.

De acuerdo con Posso, esta labor médica irá hasta mayo del 2021 y la meta es atender a cerca de 24 mil personas entre migrantes irregulares con vocación de permanencia en Cali, migrantes de paso y colombianos en condiciones de vulnerabilidad. 

Con información de Proyecto Migración Venezuela

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí