Sofos de Mileto

Vomitivo y pestífero resulta ver a tanto dirigente de la cúpula chavista quienes, ya sin escrúpulos, muestran el fruto podrido obtenido desde las arcas públicas con su malversación hemorrágica. Ya sin empacho alguno exhiben, cual jeques, faraones del mileno y monarcas del poder, sus patrimonios, haberes y gustos tan extravagantes.

Algunos pudieran pensar que fueron obtenidos cuando la plaga roja se apoderó de las riquezas del país desde 1998. Pero eso de las manos mañosas y salpicadas de reflejos de hurto y latrocinio, en algunos casos, viene desde la Cuarta.

En los gobiernos indudablemente más democráticos anteriores al régimen comunista, estos pseudo políticos se deleitaron con muchas mieles. Estudiaron en universidades públicas, autónomas y experimentales, participaron con un pensamiento de izquierda en la dirigencia estudiantil (algunos hibernaron en las aulas hasta que por fin se trajearon con toga y birrete), y luego recibieron becas y financiamiento de matrículas, estadía, pasajes, libros y hasta apoyo para su familia, a fin de estudiar en notables universidades de los malévolos imperios yanqui y británico o de los jardines versallescos de los centros de estudios galos. Ciertos ejemplares de estos especímenes desde Harvard, Cambridge o La Sorbona volvieron a la Tierra de Gracia y de oportunidades, por la renta petrolera, y ocuparon algunos cargos públicos en los mandatos de Acción Democrática y Copei. Ni suponían que algún día próximo un botas en el suelo barinés les abriría las compuertas para desangrar y chuparse el oro negro y el octanaje de los tanques de almacenamiento de PDVSA, la que desinflaron de los rankings consecutivos del top ten de Forbes Global 2000.

Y el estigma de los ricos y pobres tomó frase con el paracaidista de Miraflores en el 2005: “Ser rico es malo, es inhumano. Así lo digo y condeno a los ricos”. Juan Carlos Zapata, periodista y escritor, acuñó ese mismo año el término “Boliburgués”, es decir, los bolivarianos burgueses, que se convertirían en millonarios, a través del chavismo, birlando con el régimen chavista, a través de contratos de ejecución inconclusa y empresas fantasmas, más de 700.000 millones de dólares solo en los primeros 15 años. Luego vendría el calificativo de “Enchufado” para señalar a los negociantes de turno. Pero no era cualquier conectado. Tampoco hay que confundir al “Enchufado” con aquellos boliburgueses o los también lamentablemente famosos “Bolichicos”, estos últimos que comprenden a los pragmáticos y bastante corruptos hijos de adineradas y tradicionales familias venezolanas que hicieron fiesta negocial, aparentando arreglar el sabotaje energético con equipos y plantas obsoletas, que quedaron solo identificados en el papel.

Le puede interesar.  Tras el masivo repudio a Padrino López por decir que ningún opositor gobernará Venezuela, ni el régimen chavista ni el Ejército salieron en su defensa

Enchufado sigue siendo la persona que hace negocios con el régimen, que goza de beneficios del gobierno, que les asignan carros, divisas, altos cargos gerenciales, negocios paralelos, o cualquier prebenda con la cual se beneficie únicamente él. Solo debe decir el eslogan “Chávez vive, la patria sigue”, enmascararse de rojito rojito, aunque no es requisito sine qua non. Son los nuevos ricos, a quienes se les ve las costuras, así anden en los mejores vehículos, o vivan en las mejores urbanizaciones. Son personas que una parte vienen de bajos estratos sociales, otros empresarios que, de gobierno en gobierno, andan saltando talanqueras, y personas de alto estrato social, así como actores, deportistas, cantantes y hasta animadores, más los hijos, sobrinos, amigos de los personeros del gobierno, y que por solo su enchufe amasan grandes cantidades de dinero. Son los que dicen “ponme donde hay”, “cuánto hay para eso”, “tranquilo, te lo tengo por tanto” y pare de contar. Están metidos en todas las instituciones gubernamentales. sin necesidad de pertenecer a la burocracia estatal y así obtienen o consiguen acceso a permisos o contratos que solo aquellas puedan dar, logrando un monopolio en la práctica o una posición de dominio en contra del resto de la sociedad.

No quedan fuera de lista los tétricos famosos miembros del cartel, solicitados internacionalmente con recompensa millonaria, dueños y señores del corredor aéreo del polvo blanco para inhalar, que lavan ingentes fortunas en los edenes fiscales de Andorra, Suiza e Islas Caimán.

Toda esta camarilla de la pandilla del despojo, tienen mucho en común. Gozan de ostentosos lujos en el exterior. A través de las redes sociales evidencian su ausencia de vergüenza, lo que hacen hasta con desprecio hacia los demás, al mostrar, con fotos y videos, su dolce vita en los lugares más paradisíacos del mundo. Playa, sol, arena, the best scotch brands 21 years, son las imágenes preferidas, para hacer ver cómo se divierten con los amigotes. No faltan los autos deportivos o de alta gama, los yates y aviones super equipados, para darse tal cual travesía por la maldita y odiada tierra del imperio gringo o hacia alguna comarca palaciega europea. Y hablando de “Misión Vivienda”, no se pueden quedar en la cámara del celular las mansiones o condominios, para irlos a disfrutar en cualquier fin de semana, liberándose del aniquilador estrés.

Le puede interesar.  Venezolanos en Perú podrán realizar trámites consulares a partir de este 27 de julio

Qué más se puede decir. El imperio y Trump han sido los malucos que han impuesto un bloqueo criminal y unas sanciones a Venezuela. Por eso es que la miserable y desnutrida población está pasando hambre, no tienen buenos servicios y deben conformarse y adaptarse con lo que hay, que prácticamente ya no es nada.

En verdad los aromas y fragancias de DKNY Golden Delicious, de Dignified Privée, de Clive Christian Nº1, de Baccarat Les Larmes, de Chanel Nº 5, de Dior Sauvage, de Ralph Lauren Polo Blue Eau de Parfum, de One Million, de Le Male, de Eros, o de Aqua di Gio, en estas pieles de mucho bandido y bandida -valga la diferencia de género-, apestan como cloaca por donde ha corrido tanta rapacidad.  ¿Algo huele mal en Dinamarca? Ironías de la vida. Nunca se imaginó Shakespeare que hoy el país nórdico sería el que encabeza el ranking de mayor transparencia.

Mucho hiede mal en el chavismo, con Venezuela como uno de los países más corruptos. ¡Ay, fo!, como dan asco los truhanes chavistas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí