Personal de salud del primer centro asistencial del estado Táchira, al occidente de Venezuela, responsabiliza a las autoridades de salud, ante la posible propagación del coronavirus en la región fronteriza con Colombia. Alertan que están en peligro sus vidas y las de familiares al no contar con las medidas mínimas para atender posibles casos en el centro de salud y exigen la dotación de kits de bioseguridad de manera inmediata, igual como fueron dotados los militares y policías

Por Rosalinda Hernández C.

El hospital universitario José María Vargas, conocido como el hospital central de San Cristóbal, ha sido uno de los 46 centros asistenciales que el Ministerio de Salud señaló en el plan de atención inmediata para los posibles afectados con la epidemia Covid-19 o coronavirus.

La realidad que presenta el centro de salud a pocas horas de declararse en cuarentena el fronterizo estado Táchira, demuestra que las condiciones de atención a la pandemia pudieran no estar dadas en el centro de salud

La denominada autoridad única de salud en el estado fronterizo con Colombia, Amelia Fressel, informó que el hospital fue dotado de los insumos necesarios para la atención durante la pandemia declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), además de kits para descartar el Covid-19.

“Tenemos los kits para descartar coronavirus en Táchira”, gracias a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), señaló la representante del ministerio de salud en la región.

Pero la realidad que se evidenció la mañana de este lunes 16 de marzo en el centro hospitalario, cuando se inicia la cuarentena social, decretada en siete estados de Venezuela (Caracas, La Guaira, Miranda, Zulia, Táchira, Apure y Cojedes), dista mucho de las declaraciones oficiales.

En recorrido realizado por Frontera Viva, se constató la  custodia por parte de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en el recinto hospitalario, y frente a los efectivos, aglomerados en el lobby, médicos, enfermeros y demás personal reclamaban no contar con las condiciones mínimas de seguridad e higiene, ni estar preparados para atender a posibles pacientes durante la cuarentena declarada.

La protesta y advertencias de la grave situación que se padece, fueron la constate por parte del personal de la salud.

UCI sin equipamiento    

“No hay guantes, tapabocas, gorros, gel desinfectante, ni alcohol. Nos quitan el agua, ni siquiera tenemos un tanque de almacenamiento, los baños ni lavamanos funcionan. Estamos atados de manos y el hospital central de San Cristóbal, está en emergencia”, dijo Yorjan Yañez, enfermero de la unidad de cuidados Intensivos del centro de salud

El hospital central de San Cristóbal,  es el más grande del occidente venezolano, el de mayor capacidad de la frontera y que atiende a pacientes no solo del Táchira, también de los estados Apure, Barinas y parte del Zulia, actualmente no cuenta ni con monitores para una respectiva toma de tensión.

De acuerdo al personal que labora en la Unidad de Cuidados Intensivos críticos (UCI), el área no está equipada, situación que no solo pone en riesgo la vida de pacientes, también del personal de salud.

Tampoco ha sido instruidos sobre protocolos de asistencia a pacientes  con posible coronavirus”, detalló el enfermero.

El personal de mantenimiento (camareras) está siendo sometido a limpiar los servicios de aislamiento sin ningún tipo de protección, más allá de un frasco de desinfectante, “¿Quién dijo que el desinfectante mata el virus?, alertó.

El hospital no está ofreciendo los insumos necesarios para proteger en cuarentena y aseguró que siguen trabajando por vocación y no por un sueldo.

El profesional de la enfermería –precisó- que la poca información que manejan de posibles casos de coronavirus dentro del hospital fronterizo, es otra de las graves situaciones con las que deben enfrentarse.

“No es posible que nuestros jefes nos estén negando los posibles casos  (…) los hay, los hay, llegaron, si tenemos posibles casos y no nos están dando las medidas para poder atender a los pacientes”, denunció.

Han solicitado mantener una entrevista con autoridades de salud y no son atendidos, salvo por el director del hospital quien se ha convertido en el dador del mensaje a las autoridades nacionales.

No hay cómo atender

Rubén Duarte, otro enfermero del hospital central señaló que las autoridades del Ministerio de Salud, Gobernación del Estado y la autoridad única en salud, Amelia Frezel han sido irresponsables ante a la situación que se presenta con la pandemia en la entidad.

“Es falso que estemos preparados con dotación de bioseguridad para protegernos y proteger a los pacientes que puedan venir”, afirmó.

Un llamado a los responsables del sistema público nacional y regional de salud hizo el trabajador para que se atienda de manera urgente a la red ambulatoria y hospitalaria de la región que se encuentran en similar situación que el hospital fronterizo, hizo el enfermero.

“No se cuenta con los recursos mínimos para atender la situación. No nos negamos a trabajar, para eso estudiamos y estamos aquí pero debe entender el gobierno que no podemos arriesgar nuestras vidas y las de nuestros familiares”.

Las autoridades de salud, serán las responsables de la multiplicación de los casos de coronavirus en el Táchira, agregó Duarte.

“Si hubo material de bioseguridad para militares, policial nacionales, nosotros que cargamos de frente con pacientes en situación de riesgo ¿seremos sacrificados? Pues no. No jueguen con la salud del pueblo presidente, ministro, gobernadora autoridad única en salud”.

El hospital central no tiene con que responde a casos de coronavirus y complicaciones que se den por esta enfermedad, dijo el profesional de la enfermería.   

El caos llegó

Pedir atención, equipamiento e insumos es visto por las autoridades nacionales de salud como “ganas de desangrar a papá gobierno”, denunció María Ramírez, presidente del sindicato de trabajadores obreros de la salud del hospital de San Cristóbal.

“Nos mandaron a comprar tapabocas, guantes, alcohol y demás insumos porque nosotros no podíamos seguir desangrando al papá gobierno. Aquí los únicos desangrados son los trabajadores del sector salud que tenemos sueldos que no nos alcanzan ni para comprar un tapabocas desechable que sale en 120.000 bolívares porque nuestro salario es de 106.000”, vociferó la representante sindical.

Más de 50 trabajadores permanecieron en la entrada a la dirección hospitalaria en espera de ser atendidos. Aseguraron que días atrás vienen haciendo el llamado de atención a las autoridades únicas en salud de la región pero sus peticiones han sido en vano.

“Amelia Frezel debe decirnos que acciones van a tomar con los trabajadores de la salud. No tenemos transporte, no hay gasolina, ni seguridad industrial y menos recursos económicos para subsistir y dar de comer a la familia, mientras pasa el caos. Bastante lo advertimos y nadie nos hizo caso. Aquí nos contagiaremos todos”.  

El kit y el material de seguridad solo se dará al personal que labore en la emergencia hospitalaria, pero ¿Qué haremos los demás que estamos expuestos a diario con los pacientes que entran y salen?, ¿quién nos garantiza la seguridad y la salud? ¿Por qué tanta indolencia?”, agregó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí