Líderes amazónicos denunciaron discriminación en el proceso de vacunación e inacción de los gobiernos ante la nueva cepa de covid-19, durante un encuentro virtual organizado el martes desde Quito por la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (Coica).

“Vemos discriminación y distribución desigual en los procesos de vacunación: 0.0000001% (de indígenas vacunados), es decir, nada”, declaró José Gregorio Díaz Mirabal, del pueblo Wakuenai Kurripaco de Venezuela, coordinador general de Coica.

El venezolano añadió: “El desarrollo de la nueva ola de covid-19, ahora exacerbado por la aparición de la variante brasileña (P1), afecta a los más vulnerables y revela las tragedias que afectan a nuestros pueblos”.

Por su parte, Francinara Soares, del pueblo Baré, y de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Amazonía Brasileña (Coiab), dijo que la región vive un escenario de guerra. “No solo contra el covid-19, sino contra el presidente (Jair) Bolsonaro que trata la pandemia como gripe y asegura que no pasa nada”.

Bolsonaro, objeto de la ira de grupos indígenas por su defensa de la deforestación en la Amazonia brasileña, ha negado persistentemente la gravedad de la pandemia, que, de acuerdo con un estudio de julio de la Universidad de Pelotas, de Rio Grande do Sul, afecta cinco veces más a la población autóctona.

Exigen garantías

La Coica exigió que el gobierno brasileño garantice el acceso a las vacunas para toda la población indígena y que en los países vecinos procedan con campañas de inmunización.

Además, emitió una petición a los gobiernos de la Amazonia para desplegar medidas sanitarias y de fronteras epidemiológicas.

De acuerdo con la recopilación de Coica, desde 2020 se han registrado unas 750 muertes vinculadas al coronavirus en 107 naciones indígenas de la Amazonia.

Le puede interesar.  OMS reporta descenso global del 10% en casos y muertes por covid-19

Dada la inacción del gobierno, la Coordinadora invitó a la comunidad internacional para apoyar la recaudación de recursos humanitarios y responder rápidamente a la crisis a través del Fondo de Emergencia Amazónica.

“Necesitamos al menos 5 millones de dólares para medicinas y alimentos”, planteó Tomas Candia Yusupi, del pueblo chiquitano, líder de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob).

Más de 500 pueblos indígenas, 66 de ellos en aislamiento voluntario, ocupan 7 millones de km2 de la selva de la Amazonia, compartida por Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, afirmó la Coica.

Información de El Nacional

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí