En la madrugada del fin de semana, se registró un ataque contra un campo para desplazados, ubicado cerca del pueblo de Nguetchewe, al norte de Camerún. Al lugar que servía como asentamiento para 800 personas le lanzaron un explosivo, lo que ocasionó la muerte de 18 refugiados.

La Agencia de la ONU para los Refugiados condenó rotundamente el brutal ataque contra el centro de desplazados.

Desplazados en Camerún. Foto cortesía.

Además de los muertos, 11 refugiados resultaron heridos. El hecho generó la huida de unas 1500 personas, incluidos los aterrorizados habitantes del pueblo donde se ubicaba el asentamiento.

ACNUR está enviando una misión de emergencia para evaluar la situación y las necesidades de protección y salud de las personas afectadas.

El organismo exhortó a “respetar el carácter civil y humanitario de los campos de personas desplazadas”.

Prensa Frontera Viva

Le puede interesar.  Prohibido olvidar: el incendio de la ayuda humanitaria provocado por el régimen venezolano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí