La directora ejecutiva del Instituto Casla, Tamara Suju presentó el informe anual Licencia para matar y torturar en donde denuncian que las violaciones a los derechos humanos de los venezolanos “son planificados por la cúpula de poder civil y militar de Venezuela”.

Suju, quien estuvo acompañada por el expresidente español Felipe González, aseguró que este informe tiene como objetivo el recoger nuevos testimonios de víctimas de la represión y el demostrar que es una política del Estado venezolano, donde participan los poderes públicos e instituciones.

Instituto Casla

Según se detalla en el informe del Instituto Casla, entre los métodos de tortura más frecuentes en los testimonios recibidos en el 2021,  fueron los colgamientos,  las asfixias, en algunos casos con gases tóxicos o amoniaco, las descargadas eléctricas, incluso las zonas genitales; la privación de medios de vida como agua, comida o medicamentos; el ahogamiento; algunas víctimas cometieron intento de suicidio para evitar seguir siendo torturados.

Entre los nuevos cuartos de tortura se mostraron La Nevera y La Celdita, ubicados en la oficina del DAES a cargo del teniente coronel Alexander Gramko Arteaga; La Caja de Muñecas, especie de ducto donde no hay espacio para sentarse, no tiene ventilación o luz; y La Mariposa, finca con varias estaciones para torturar, centro de entrenamiento de la Dgcim. Allí fue torturado Rafael Acosta Arévalo y decenas de víctimas.

En este informe, se demuestra que estos crímenes son planificados por la cúpula de poder civil y militar de Venezuela. Nicolás Maduro, Vladimir Padrino y Hernández Dala son conocedores de la formación de oficiales para torturar, la construcción o adaptación de centros de tortura oficiales y clandestinos, y la inducción y comisión de los crímenes de lesa humanidad.

Le puede interesar.  “Los venezolanos queremos una verdadera solución electoral, no una nueva estafa”

Con información de El Nacional 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí