El día de ayer, las playas ubicadas al sur de Inglaterra, se mostraron abarrotadas de visitantes, acción que viola la regla de distanciamiento físico de 2 metros, impuesta por el gobierno británico. Por su parte, el secretario de salud, Matt Hancock, dijo a Talk Radio:

“Quiero que todos disfruten del sol, pero el pueblo británico no debe tirar todo el trabajo duro que se ha hecho para combatir el coronavirus”

Se estima que unas 500.000 personas estuvieron en la playa de Bournemouth y otros tramos de la costa de Dorset, lo que generó la alarma de las autoridades, sin embargo, no contemplan el cierre de las mismas, a menos de que empiece a aumentar el número de casos de coronavirus.

Por su parte, el diputado del este de Bournemouth, Tobias Ellwood, calificó la situación de ayer como abrumadora e hizo un llamado al gobierno del Reino Unido para que interviniera y ayudara a lidiar con esta crisis.

“Mucha gente ha elegido ser no solo irresponsable, sino peligroso. Hemos avanzado tanto en la lucha contra esta pandemia. Odiaría ver que Bournemouth sea el único lugar en Gran Bretaña que tenga ese segundo pico”.

Otras consecuencias por la alta afluencia de visitantes en las playas

Debido a la gran afluencia de visitantes en las playas al sur de Inglaterra, los conductores infringieron leyes de tránsito, estacionando en lugares no aptos, embotellamientos en las carreteras, desperdicios excesivos, comportamiento antisocial, consumo excesivo de alcohol y peleas.

Algunos automovilistas tuvieron que hacer cola durante dos horas para llegar a Bournemouth y los aparcamientos estaban llenos a las 9 de la mañana del jueves. Se emitieron 558 multas de aplicación de estacionamiento en unas pocas horas, la más alta de la historia.

En el caso de los equipos de limpieza y aseo de estas áreas, sufrieron abusos e intimidación mientras intentaban vaciar los contenedores desbordados en el paseo marítimo. Se implementaron medidas de seguridad para protegerlos, ya que recolectaron más de 40 toneladas de basura.

La alcaldía dispuso de patrullas policiales adicionales. Sam de Reya, jefe de policía asistente de Dorset, dijo:

“Estos son tiempos sin precedentes y estamos instando a las personas a mantenerse alejadas del área de la playa de Bournemouth y otras playas de Dorset”.

El gobierno local, instó a la población para que cada ciudadano,  asuma su responsabilidad y recomendaron  encarecidamente a que piensen dos veces antes de dirigirse al área ya que aún se está en esta crisis de salud pública.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí