En medio de un aislamiento social que lleva a su población a dejar a un lado las aglomeraciones, reuniones familiares, restaurantes o clubes nocturnos a las que ya estaban habituados durante la llamada nochevieja, los italianos y extranjeros residentes en el país europeo se preparan a esperar el 2021

Por Rosalinda Hernández C.

No hay movilizaciones en las calles italianas a menos que se tenga un permiso o autorización sellado y firmado por las autoridades gubernamentales. Quien infrinja la ley será sometido a cancelar multas elevadas que van desde los 400 euros hasta 1500 euros. Más de seis personas no pueden reunirse a celebrar el año nuevo, dijo a Frontera Viva, Coromoto Colmenares, una venezolana residente en la Marina de Ragusa, localidad ubicada al sur del país europeo.

Las tradiciones italianas difieren mucho de las venezolanas en cuanto a las celebraciones y la gastronomía. “Aquí cada región tiene sus propias costumbres, incluso cada familia celebra de manera muy particular a diferencia que en Venezuela”, explicó Coromoto.

La alegría de cada quien va sola y no se abrazan y gritan, ¡feliz año! Como en los pueblos de mi tierra, citando al poeta venezolano Andrés Eloy Blanco.

Los mariscos, las carnes rojas, el panethone y la champaña pertenecen a las costumbres italianas adoptadas en estas fechas, sin embargo, no es algo determinante como en el caso de Venezuela que las hallacas, el pan de jamón, el pernil de cerdo, entre otros manjares se hacen tradición en la mesa nacional.

Pero el 2020, en pandemia ha trastocado los ánimos de muchos y no se siente la alegría del año nuevo como es usual, así lo describe la venezolana con 16 años de residencia.

Le puede interesar.  Trabajadores de la salud en Venezuela convocan a una gran protesta para exigir sus derechos laborales

 Bloqueo en fiestas

El país europeo entró este jueves 31 de diciembre a la “zona roja”, hasta la fiesta de la Epifanía, (reyes magos) con la “pausa” naranja del próximo 4 de enero.

El Año Nuevo, en Italia será monitoreado especialmente por la policía comprometida en los controles no solo en las calles y autopistas, sino también en la web, para interceptar intentos de organizar fiestas y bailes clandestinos, según información reseñada en ANSA.

La venezolana Coromoto Colmenares dice que ella y su esposo están preparados para acatar las decisiones de la ley durante la noche vieja y la mañana del año nuevo.

“Sigo con mis hallacas, pan de jamón, ensalada de gallina y un trozo de jamón en salsa dulce para la cena del 31. El pernil no lo hago porque aquí los sabores de las carnes cambian mucho en relación a Venezuela. También hice ponche crema y torta negra”.

Normalmente, se dice en Italia que “la navidad es con la familia y el año nuevo con los amigos”, este año la pandemia cambió los planes y los grandes hoteles, clubes y sitios turísticos han cerrado. Esto no solo deja de lado las costumbres de años atrás, sino que trae perdidas a la economía local y muchas personas se sienten desanimadas porque han perdido los trabajos, dijo Colmenares.

“Entendemos que todo esto se hace para el bien nuestro y frenar los contagios que aquí van en ascenso. Hay muchos inconscientes de la gravedad de la situación y aun en medio de los dispositivos aplicados se reúnen a escondidas en las casas”.

Las felicitaciones de fin de año esta vez serán a través de llamadas telefónicas, agregó Coromoto quien pasará el año nuevo en compañía de su esposo.

Le puede interesar.  Plan de vacunación colombiano prevé aplicar más de 340 mil dosis en una primera fase en la frontera con Venezuela

Brindar con la champaña, comer lentejas a la medianoche para traer prosperidad en el nuevo año y comer las 12 uvas, son parte de las costumbres que la venezolana sigue en Italia.

Con la llegada del 2021, los italianos esperan que las medidas de seguridad adoptadas por el gobierno arrecien ante el incremento desmedido de contagios por Covid19 que afectan al país europeo en una segunda fase.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí