Convencido que todo esfuerzo e intento que hagan terceros para restablecer el paso legal entre Colombia y a Venezuela, se traduce en acciones positivas más no llegará a ser parte de la decisión final de apertura de la frontera, el vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) y obispo de San Cristóbal, precisa que un encuentro entre los representantes de ambos gobiernos es la única vía para concretar la reapertura

Por Rosalinda Hernández C.

Todo esfuerzo es positivo y nada es en vano, pero son Iván Duque y Nicolás Maduro, quienes deben reunirse, dialogar y sentar las normas para ejecutar una apertura de los puentes internacionales que unen a ambas naciones, dijo el vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Monseñor Mario Moronta.

El representante de la iglesia católica, señaló que si Duque y Maduro, realmente están al servicio del pueblo deben sentarse a hablar, establecer las reglas del juego y sin insultos deben buscar la manera de solucionar el problema y determinar la apertura de los pasos legales.

“El problema no lo va a resolver un representante del gobierno con los gremios productivos de la zona. Está bien que se reúnan, es positivo, pero quienes tienen que venir a la frontera, con escoltas ambos porque venir solos les da miedo, son Nicolás Maduro e Iván Duque”.

La participación de un equipo de acompañantes durante el encuentro que deben establecer Duque y Maduro, para fijar en qué términos se dará la reapertura fronteriza es algo que no se puede descartar, agregó el obispo.

“Los acompañantes del encuentro pueden ser de la iglesia, interlocutores del gobierno, empresarios fronterizos y si amerita la presencia de un garante internacional, se busca. Les garantizó que el encuentro será efectivo. Con esa reunión se acabará el negocio que hay en las trochas y podremos por fin utilizar el puente binacional de Tienditas y se abrirán las inversiones”, aseguró el obispo.

Le puede interesar.  Ante la CIDH llevan caso de violación de derechos humanos por parte de policías colombianos en frontera

Saltar obstáculos

Colombia y Venezuela mantienen rotas sus relaciones diplomáticas y el gobierno colombiano, es uno más de los 60 países del mundo que no reconoce a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela, estos elementos son considerados como obstáculos importantes para alcanzar el acercamiento entre ambos mandatarios, sin embargo “aun manteniendo esa actitud los dos países tienen que negociar”, dijo Moronta.

A pesar de los esfuerzos, disposición y trabajos mancomunados que hagan el gobernador del fronterizo departamento Norte de Santander Silvano Serrano y el enviado de Nicolás Maduro al Táchira, Freddy Bernal, la solución al cierre de la frontera no la tienen porque el problema no es Táchira – Norte de Santander, va más allá, es Venezuela y Colombia, manifestó el representante de la CEV.

Anticipó el obispo que no faltaran las críticas a sus propuestas, especialmente de parte de los dirigentes de la oposición venezolana, a ellos envió un mensaje claro y preciso: “hay que pensar en el lado humano, en la gente, dejar a un lado los insultos y buscar juntos las vías para alcanzar una frontera como la que siempre se había tenido, de integración”.

Están justificando lo injustificable y convirtiendo en legal la ilegalidad porque tanto el gobierno de Colombia como el de Venezuela, conocen de la existencia de las trochas o pasos ilegales, “ninguno de los gobiernos es bobo” apuntó Monseñor.

Millones de dólares se están generando como producto del paso de personas y mercancías a través de los caminos verdes, señaló el representante de la CEV, de acuerdo a información suministrada por una fuente conocedora de la zona y que prefirió no identificar.

Le puede interesar.  Más de 24 mil venezolanos en Colombia quieren ingresar al país pero las restricciones impuestas por Maduro lo impiden

“¿El gobierno colombiano y venezolano no sabe de estos pagos que se generan a partir del paso por las trochas?, claro que lo saben, pero les conviene”, argumentó el obispo.

El cambio y sustitución del personal militar en el fronterizo estado Táchira fue sugerido por el representante de la iglesia católica, una vez se consolide la apertura de la frontera. Para el obispo es necesario que en las funciones de los civiles no se inmiscuyan los militares.   

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí