La Compañía de Jesús en Venezuela rechazó el maltrato que el régimen de Nicolás Maduro y otros voceros dan a los connacionales que retornan por caminos no oficiales, como las llamadas “trochas”. Los jesuitas condenaron especialmente palabras del sacerdote Numa Molina y advirtieron que los términos discriminatorios contra quienes regresan al país ofenden la dignidad humana.

“La Compañía de Jesús rechaza los términos peyorativos utilizados por un religioso de esta Congregación, con los que se ha referido a los migrantes en situación de retorno al país, pues ofenden la dignidad humana de los hermanos venezolanos que regresan al país en condición irregular debido a los controles desmedidos impuestos por el Ejecutivo Nacional, incluso antes de la pandemia del COVID-19″, expresan en un comunicado.

“Un #TrocheroInfectado es un bioterrorista que te puede quitar la vida a ti y a tus seres más queridos”, escribió Molina en su cuenta de Twitter.

En la misiva suscrita por el provincial de la Compañía de Jesús en Venezuela, Rafael Garrido, le recuerdan a Molina, afecto al chavismo, que su actitud no se corresponde con las preferencias apostólicas universales de la Compañía, comprometida con la atención a los migrantes, desplazados, refugiados, víctimas de guerra y del tráfico de personas.

Campaña contra “trocheros”

Esta semana, el régimen de Maduro inició una campaña de denuncia contra quienes califica de “trocheros”, invitando a la ciudadanía a reportar de manera anónima a todo aquel que se sospeche haya ingresado al territorio venezolano por límites fronterizos no autorizados. Esto para evitar la entrada de personas que pudieran estar contagiadas por COVID-19 sin el control respectivo.

Le puede interesar.  Hijo del nuevo vicepresidente del CNE rechaza que su padre haya asumido el cargo y reitera su desconocimiento al régimen

Asimismo, el pasado 16 de julio, Néstor Reverol, reiteró que le “declararon la guerra” a los llamados “trocheros” y anunció que les aplicarán la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo. 

Ante esto, los jesuitas recordaron a la administración de Maduro que es un deber cristiano recibirlos y ofrecerles un trato de dignidad que se adapte a las circunstancias, pues se trata de personas  en condiciones vulnerables como consecuencia de quedarse sin sustento durante la cuarentena por el virus en otras naciones.

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí