Michel Foucault, filósofo francés, hace una disquisición entre: ¨LA GUERRA-LA POLITICA-EL DERECHO¨. En su tesis plantea que la dominación alcanzada en la guerra ya sea convencional o no convencional, se conserva mediante la política y se legitima por medio del derecho. Todos los indicadores nos permiten considerar que Venezuela padece una ¨guerra no convencional¨, subrepticia (oculta), mediante la cual se adelanta la transición del modo de vida democrático con libertades -dentro del marco de la economía de mercado- al modo de vida comunal, donde prevalece la economía de Estado propia de los regímenes totalitarios comunistas. Al tiempo presente la dominación es evidente, la intervención del Estado en la resolución de asuntos cotidianos es absoluta, el avance de la transición de nuestro modo de vida, así como la conservación del mando ha sido a través de la política, empleando diálogos y haciendo uso y abuso de instrumentos jurídicos inconstitucionales, tanto Chávez como Maduro son fieles al plan, que una vez más aspiran a legitimar usando lo que el mundo democrático exige, el derecho.

Al régimen venezolano, conspirador y subversivo, es apremiante visualizarlo desde su génesis como un continuo, cuyo accionar es holístico y sistémico, nada es al azar, a la fecha es relevante recordar que en varias oportunidades han pretendido legitimar la conspiración en contra del Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia perfectamente demarcado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela aún vigente (Art.2).

Prueba de lo antes dicho, consta en el periódico oficial del país, la Gaceta Oficial número 38.606 del 17 enero 2007, donde (el poder constituido, es autorizado para defenestrar al Estado democrático que el mismo poder constituido había jurado cumplir y hacer cumplir, elaborando la plataforma jurídica y organizacional del Estado Comunal Comunista, que constitucionalmente entraría en vigencia, luego del ¨triunfo¨ en el referéndum). La revisión detallada del proyecto fallido de “Reforma Constitucional” sometida a referéndum del 02 de diciembre de 2007 NO fue una Reforma sino que tal institución fue utilizada como telón para cubrir el engaño; es decir, la usurpación al Poder Constituyente Originario pues lo que realmente se pretendía era Constitucionalizar el Estado Comunal-Comunista mediante la “reforma” del artículo 136 del Poder Público a través del cual se aspiraba vaciar de contenido el principio de la soberanía popular (artículo 5) entregándola al titular del Poder Ejecutivo.

Le puede interesar.  El ocaso del general Vladimir Padrino López, el ministro en cuyas manos se pierde el poder de la Fuerza Armada para defender a Venezuela

De haber triunfado el engaño de “Reforma Constitucional” a través del derecho habrían consumado y legitimado la conspiración contra el sistema republicano. Sin embargo, el resultado adverso al régimen (que aún no ha sido valorado y menos capitalizado en su justa medida por el sector democrático del país), obligó al régimen a abusar del poder imponiendo el estado comunal con soporte en las leyes inconstitucionales del Poder Popular; y a partir de allí, desnudo de autoridad, el régimen se ha visto en la necesidad de actuar por la fuerza sin escatimar en grosera violación de los derechos fundamentales, aumentando su deslegitimación, pero todo ello en modo alguno configura freno o desánimo para el régimen en el fin de alcanzar su objetivo; es decir, hacer constitucional el estado comunista.

Un segundo intento de legitimar su plan, es la Asamblea Nacional Constituyente espuria, para tal despropósito el régimen usurpó nuevamente la soberanía y el Poder Constituyente, convoca ilegalmente al sufragio y por segunda vez el Poder Soberano se anota un segundo triunfo con la abstención; ratificando decididamente el rechazo al estado comunal comunista, captando la atención de los gobiernos democráticos del mundo con lo cual el régimen nuevamente fracasa en el intento de dar legitimidad a ese esperpento, retrasando nuevamente la fórmula de Foucault.

Ahora, en este tercer intento, aballando como un Caterpillar, sin ningún miramiento, se han empeñado en hacer legal un evento electoral, para recuperar el control de la  ASAMBLEA NACIONAL, y por ello el Tribunal Supremo de Justicia usurpando las funciones del Poder Legislativo nombra un Consejo Nacional Electoral espurio, que convoca a la celebración de elecciones parlamentarias para el 06 de diciembre de 2020, aspirando en ésta ocasión  alcanzar lo que les ha resultado un CALVARIO, legitimar su adefesio, y convertir el GOLPE DE ESTADO BLANDO, que han venido perpetrando, con ejecutorias por vía de hecho, en un accionar ajustado al DERECHO.

Le puede interesar.  Un informe advierte que militares venezolanos que desertaron a Colombia son amenazados por el ELN y disidentes de las FARC

En conclusión, lo que está en juego en las elecciones parlamentarias ilegales convocadas, es legitimar lo que mediante la conspiración y la subversión han avanzado en instalar en el país: el ESTADO COMUNAL COMUNISTA y de ese modo cumplir con la tesis de Michel Foucault: ¨LA GUERRA-LA POLITICA-EL DERECHO¨.

Dicen que soldado avisado no muere en guerra y si muere es por descuidado….

Redacción: Séneca.

Nicolás Maduro Moros. Sobre el estado Comunal.

5 COMENTARIOS

  1. Cuando la persona, consciente y decididamente se involucra en la construcción del tal “socialismo” sabe hacia dónde va el asunto. Pero, lo TRISTE es cuando colabora con un proyecto que va en contra de todo lo que conoce, ha disfrutado y compartido con familiares, amigos y conocidos, sin saber hacia el abismo que corre, SIN DARSE CUENTA DE ELLO, es la peor de las desgracias, pues está cavando su propia tumba y la de sus seres queridos.

  2. ¡Felicitamos a “Frontera Viva” por esta publicación. Hace falta alertar, denunciar y formar a la ciudadanía.

  3. ¡Excelente! Magnífica descripción de cómo se viene aplicando en Venezuela la tríada de Foucault: Guerra-Política-Derecho, con la que ya parecemos y padecemos ser vigilados desde el panóptico, sin reacción alguna. Es evidente que los fines esenciales del Derecho, de orden y bien común, con esta arremetida al ordenamiento jurídico, se transforman en nuestra lastimosa realidad. Me pareció muy acertado el planteamiento de este Artículo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí