Frontera Viva

La Emergencia Humanitaria Compleja que afecta a Venezuela y las secuelas de la pandemia del covid19 han dejado marcas negativas en la salud mental de los venezolanos, especialmente en los adolescentes.

De acuerdo al psicólogo y coordinador del Servicio de Atención Psicológica de Cecodap, Abel Saraiba, “la pandemia puso en manifiesto que el tema de la salud mental es importante y generó una gran demanda en la población y es una demanda que no ha cesado”.

Datos publicados por Cecodap, refieren que en el primer semestre de 2020 se atendieron a 1.407 personas, en 2021 aumentó a 2.294 y en el primer semestre de 2022 se ubicó en cerca de 5 mil.

“Es clave que tengamos datos transparentes para que pueda haber verdaderas políticas públicas en materia de salud mental”, explicó Saraiba, quién también aseguró que en el país no existen cifras oficiales. 

Las adolescentes: las más afectadas

A dos años de la pandemia, “las niñas y adolescentes son quienes más servicios de salud mental solicitan”. En palabras de Saraiba, “las adolescentes son quienes más casos de alteración en el estado de ánimo presentan y más casos de riesgo o ideas suicidas”.

Según el especialista, las mujeres adultas son las segundas en la lista seguidas de los adolescentes masculinos, hombres adultos y por último niñas y niños. “Esto demuestra que hay una relación directa en lo que es la alteración de la salud mental de las adolescentes que luego pasan a ser mujeres adultas que continúan con el mismo problema”.

Esta afirmación está respaldada por las cifras compartidas por Abel las cuales aseguran que de las personas atendidas por Cecodap el 54,8 % se identifican con el género femenino. Asimismo, el 54,2 % de las consultas corresponden a adolescentes y el 21,1 % a niñas entre los 0 y 12 años.

Le puede interesar.  ¿Cómo los conflictos bélicos afectan las emociones?

“En las adolescentes hay un salto dramático en cuanto a las alteraciones del estado de ánimo, vamos de 21, 1 % en niñas a un 54,2 % en adolescentes, esto quiere decir que de cada 10 adolescentes que entran a nuestro servicio 5 o más presentan un cuadro vinculado a la ansiedad o depresión, esto tiene que llamar la atención porque es un problema de salud pública”, advirtió. 

También resaltó que del 54,2 % de los adolescentes que presentan alteraciones en el estado de ánimo el 44,8 % presenta ideación y riesgo suicida, “es un número que debe alarmarnos, que debe llamarnos a la reflexión”, señaló, Saraiba quien además comentó que en Cecodap han recibido casos de niños de 8 años con riesgos suicidas.

Motivos de consulta

Antes de la pandemia, las alteraciones en el estado de ánimo representaban un 22 % de las consultas en Cecodap, en 2020 esta cifra aumentó a 39 %, en 2021 llegó a 43 % y en el primer semestre de 2022 se ubicó en 36 %.

Según explicó el psicólogo, “cuando vemos que en un corto tiempo aumentan los casos de ansiedad y depresión no es porque la gente sea débil, esto sobrepasa una dimensión individual porque de manera espontánea no se deprimen tantas personas al mismo tiempo”.

El impacto en los niños

De acuerdo a Saraiba, uno de los elementos que más impactó en la salud mental de los niños y adolescentes, en la pandemia, fue el cierre de las escuelas y la falta de interacción y vínculo con los docentes. Es por esto que recordó el importante papel que tienen los maestros ante las manifestaciones que puedan presentar los pequeños.

Le puede interesar.  Denuncian que Delcy Rodríguez financió con más de $2 millones a Pablo Iglesias

“No es tan evidente, no vamos a ver a los jóvenes llorando y haciendo una mención clara de los que les pasa, vamos a ver una disminución en su rendimiento académico, irritabilidad, conductas en sus redes sociales que pueden sugerir parte de este malestar, cortes y autolesiones y alguno de los elementos claves que es el riesgo a los actos suicidas y violencia”.

Rara vez encontraremos a un joven o niño que solamente esté triste o que solamente esté ansioso, generalmente hay una presencia de ambas manifestaciones, declaró. 

“Por esto es importante entender que, si bien aún estamos en un contexto con menores restricciones de movilidad e iniciaron las clases presenciales, no hemos vuelto al nivel pre pandémico, esto quiere decir que hay un impacto que ha quedado y que perdura de la pandemia, aún hoy”.

Es indispensable que los niños y los adolescentes se sientan escuchados, agregó. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí