Un proyecto inspirado en la sororidad busca eliminar la disputa entre el rol maternal y el profesional en las mujeres

Atender los impulsos de la intuición es una tarea compleja cuando el entorno se une en complot para indicar el camino aparente a seguir, pero Mirena Gonzáles decidió dar un paso valiente y desoír el ruido provocado por los “no debes” y “no puedes”. Esta es la historia de cómo sus aspiraciones se articularon a fin de crear un ecosistema social favorable para las mujeres.

Mirena Gonzáles, emprendedora y empresaria venezolana

A Mirena en distintas ocasiones le explicaron por qué estudiar pedagogía en un país con condiciones políticas y económicas críticas sería un grave error, una equivocación elevada a la categoría de locura, sin embargo, al evadir las influencias del exterior, su formación en materia educativa le condujo a las puertas de la Asociación Mujeres Emprendedoras de Venezuela (AMEV).

Un lugar dedicado al apoyo y gestión de oportunidades para proyectos dirigidos por mujeres, fue el sitio ideal donde encontró el soporte fundamental para desarrollar habilidades de diagnóstico y ejecución de un plan de trabajo capaz de concretar su emprendimiento: Asociación Civil Toques Nutritivos.

Mirena tiene a su favor años de experiencia en el área de mercadeo en la industria privada, conocimientos que, junto a la maternidad, le han conferido una pericia significativa para notar diversas carencias en la relación crianza – empleo.

Al parecer el mundo laboral no está diseñado para las mujeres, a juicio de la pedagoga, las féminas constantemente se debaten entre dos opciones: la educación profesional y personal o prescindir del enriquecimiento intelectual, para ser mamás y permanecer atentas al crecimiento de los hijos.

Le puede interesar.  ¿Qué sucedió esta semana en Venezuela?

Es por la hostilidad del ambiente empresarial respecto a la imagen de una mujer a la vez madre y competente, que Mirena decide construir un espacio abocado a la promoción y fomento del autocuidado, la atención y el acompañamiento respetuoso en contextos de sororidad: el sello de su iniciativa, enfocado en la enseñanza.

Charla sobre conciliación “Emprendimiento – Crianza

La sororidad se refiere a la solidaridad y hermandad entre mujeres frente al feminismo, la desigualdad y violencia de género, también la erradicación de la cultura machista y el patriarcado.

Para la emprendedora es tarea trascendental derribar las barreras impuestas por el sexismo, inclusive desde su núcleo más cercano y entre mujeres, con el objetivo de suprimir la rivalidad femenina y fomentar las alianzas.

Así, impulsada por la nobleza de la fraternidad y la fortaleza de la unión, Mirena procura incentivar el dialogo desprovisto de juicios y críticas, más la comunicación asertiva sobre la nueva mujer y madre. Una reinterpretación del papel social de las féminas en el cual los deseos de superación, el ejercicio profesional y la concepción toman protagonismo de forma simultánea.

Igualmente, Mirena busca solventar las necesidades con raíz familiar de cada mujer tomando en cuenta las circunstancias particulares de los casos. Incluso, adaptó su modelo de negocio para ofrecer a los hogares de las féminas la venta y distribución de alimentos y productos esenciales.

En el proceso le acompañan sus seres queridos, su “red de apoyo”, en tanto implementa el proyecto a su vida: reconoce y gestiona su realidad, dedica tiempo y compromiso al éxito de su trabajo sin abstraerse de las rutinas de su entorno directo.

Los hijos de Mirena son su motor para materializar sus ilusiones

Son Sebastián José, Sofía Valentina e Imanoa Eugenia, sus hijos, la inspiración y el motivo para emprender; son la alarma en la redefinición de costumbres, ideas y creencias, pues en Mirena comienza a despertar el anhelo por los sueños concretados. 

Le puede interesar.  El reclamo de la madre del capitán muerto en la Operación Gedeón en Venezuela: “Tenemos derecho a reconocer el cuerpo de nuestro hijo”

“Me aferro a lo que realmente me gusta hacer, logrando renacer como mujer, madre, hija y ahora como emprendedora en transición a empresaria”, comenta emocionada.

Observa maravillada cómo, a través de su iniciativa, las mujeres aprenden el arte de cuidarse a sí mismas para cuidar luego de sus principales afectos. Reconoce el valor del acompañamiento y la orientación pertinente en temas de crianza y empoderamiento a comunidades vulnerables.

La labor de Mirena además ocurre a través de instituciones públicas y privadas en Caracas, actualmente es voluntaria en la Maternidad Concepción Palacios, en alianza con el equipo Madre Canguro, para brindar atención a niños prematuros dados de alta con sesiones de masajes.

En el futuro le esperan el establecimiento de un sistema de servicio al cliente capaz de seguir y fidelizar a su audiencia objetiva por medio del marketing digital y la producción de programas con responsabilidad social para ser vendidos y aplicados en empresas.

Mirena desea crear sinergia entre otras fundaciones o asociaciones dedicadas a trabajar en actividades relacionadas con el proyecto que desarrolla, a fin de tratar las dificultades de manera integral en la infancia y educar a las niñas del mañana con una nueva visión respecto a su potencial y posición frente a las oportunidades.

Prensa Frontera Viva

Palas Atenea

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí