Detención de miembros de la Operación Gedeón. Foto cortesía.

Carlos Ramírez López @CarlosRamirezL3

No tengo duda de que la trama “Gedeón” constituye un monstruoso hecho delictivo programado por el régimen de Nicolás Maduro con dos objetivos: 1. Atacar la imagen del gobierno norteamericano como fundamental soporte internacional de las luchas libertarias venezolanas 2. Profundizar la represión homicida como principal línea de acción de la dictadura genocida. En esto se encuentran involucrados como ejecutores del delito el militar pieza de la dictadura Cliver Alcalá Cordones y el norteamericano Jordan Goudreau utilizando como herramienta una empresa suya registrada en Miami denominada Silvercorp.

CABE ABRIR UN PROCESO PENAL EN ESTADOS UNIDOS

Todo indica el desarrollo de una conspiración dirigida a involucrar a los gobiernos de EEUU y de Colombia en un falso acto de guerra, simulación que además de ilícita abre via para el desprestigio político en beneficio de la dictadura que oprime a Venezuela, considerando que:

– La formación del plan surge en cabeza del militar venezolano Alcalá Cordones quien estaba radicado en Colombia ahora preso y procesado por narcotráfico en Estados Unidos y de quien existen fuertes indicios de haber estar obrando como agente encubierto de la dictadura. Fue él quien proporcionó el armamento y se encargó de reclutar el personal para la operación en la cual infiltró agentes del régimen que tiraniza a Venezuela.

– La ejecución del plan se colocó en cabeza de la empresa norteamericana -SilverCorp- dirigida por un mercenario norteamericano -Jordan Goudreau- secundado por otros dos de la misma categoría.

– El plan se plasmó en un documento con participación de un abogado norteamericano que allí aparece como “testigo”.

– La ejecución del plan ha sido tan mala que indica haber sido así a propósito con el objetivo de arreciar la represión contra sectores que en verdad están dispuestos hasta a arriesgar la vida en la lucha por la libertad como en efecto así lo hicieron bajo engaño en esa diabólica trampa mortal.

HIPOTESIS CREIBLE (en parte tomada del TL de Alfredo Angulo: @aangulo_vet)

Imagen publicitaria de Silvercorp. Foto cortesía.

JJ Rendón y otros, iniciaron conversaciones con la empresa de mercenarios Silvercorp pero decidieron no continuar y la reacción de ésta fue seguir adelante con Cliver Alcalá y Goudreau por ende de las manos y financiamiento del régimen para estos objetivos:

1.- Distraer la atención de los reales problemas que azotan al país (falta de gasolina, escasez de alimentos, cortes de luz y agua, protestas cada vez más frecuentes en distintas regiones del país).

2.- “Demostrar” al mundo que el régimen está preparado para repeler cualquier ataque.

3.- Matar a algunos y atrapar a otros venezolanos comprometidos con la libertad del país implicados en “la invasión”, con el fin de escarmentar a todos los que no participaron y, mediante tortura obtener más información.

Le puede interesar.  ONU revela organizaciones y personas que han ofrecido ayuda humanitaria a Venezuela

4.- Desprestigiar al liderazgo opositor, haciéndolo ver como inepto (¡Qué estupidez! ¿A quién se le ocurre invadir con dos peñeros?), corrupto (¿De dónde salieron los reales?) y criminal (Contrataron a asesinos a sueldo).

5.- Desmoralizar a los opositores (“se sapearon entre ellos, se dejaron atrapar, están vendidos, son ineptos, les conviene que Maduro no caiga, quieren cohabitar” etc.) y fomentar la división debido a las opiniones encontradas, estimuladas por voceros castrochavistas

6.- Obtener una excusa lo suficientemente razonable internacionalmente para enjuiciar y, en su momento, apresar a Guaidó, quien mantiene el apoyo de EEUU y otros 50 países.

7.- Implicar a EEUU y a Colombia en un plan de magnicidio contra Maduro para impactar negativamente la retórica democrática y libertaria de ambos países y su posición ante la dictadura castrochavista.

EL CONTRATO

Firmas en el contrato. Foto cortesía.

Según lo publicado, la actividad se especificó en dos documentos separados, uno que consta de 8 páginas que sería un texto preliminar y donde Jordan Goudreau afirma que Juan Guaidó puso su firma pero éste lo niega por lo que salvo prueba en contrario, una experticia grafotécnica, lo que de tal señalamiento puede deducirse es un delito de calumnia. También exigiría a J.J Rendón y a Segio Vergara que muestren el ejemplar del documento que obligatoriamente debe haber quedado en sus manos y sin la firma de Guaidó. En el otro documento de 42 páginas que es donde se detallan las actividades y costos programados solo están las firmas de J.J Rendón, Segio Vergara, Jordan Goudreau y del abogado Manuel J. Retureta. Aquí no aparece Guaidó, pero firma o no firma nadie puede creer que por lo menos no haya estado enterado del absurdo contrato aún cuando posteriormente lo hubiera desaprobado.

LA CONFESIÓN

Diosdado Cabello ha dado detalles del conocimiento que en su régimen se tenía con mucha anticipación de los preparativos para “la invasión”. Y no solo del conocimiento, sino también de su decisiva participación en el mismo como lo hizo saber en uno de sus programas televisados afirmando que además de tener infiltrada la conspiración, ellos lo habían financiado resultando así descarada y expresamente confesada su participación activa en la comisión del delito lo cual además de evidenciar que todo estuvo enmarcado en un plan del régimen, amerita otra causa penal en Estados Unidos su contra.

PREMEDITACIÓN Y ALEVOSÍA EN LA “AUTO INVASIÓN”

A pesar de que el régimen estaba enterado del día a día de los preparativos para “la invasión” no hicieron nada para detenerla, sino que participaron en su desarrollo para llevar a cabo una mortal emboscada donde con premeditación y alevosía asesinaron personas y apresaron a otras sometiéndolas a salvajes torturas para ponerlas a “confesar” en contra de Estados Unidos, de Colombia y de Juan Guaidó, todo en búsqueda del objetivo político de desprestigiar las luchas libertarias. Tan diabólico plan incluyó llevar al lugar de los hechos a personas que desde antes mantenían como prisioneras y allí las fusilaron simulando que cayeron en el enfrentamiento.

Le puede interesar.  Habitantes de Santa Elena de Uairén deben pagar hasta 600$ por puesto para trasladarse a Caracas

CAVILACIONES

Personalmente estoy convencido de que todo esta trama se inició como producto del justificado desespero por acabar con la interminable tragedia que sufre Venezuela y para lo cual no han sido, ni serán suficiente las medidas políticas que hasta ahora se han desarrollado interna y externamente. No sabemos las razones por las que no se impulsa con fuerza la actuación dentro del marco del TIAR y de otros protocolos de fuerza legítima que son perfectamente aplicables. La falta de claridad al respecto abre caminos para atajos.

Quizás sea tiempo de recordar a Churchil quien en los momentos mas terribles de la guerra logró unir al pueblo con sus duras palabras ante la Cámara de los Comunes aquel memorable 13 de mayo de 1940: “Excepto sangre, sudor y lágrimas nada tengo por ofrecer al pueblo.”

EFECTOS POLÍTICOS

Como se sabe, el centro del poder político de la oposición venezolana está en la Asamblea Nacional, y dentro de ella el poder de decisión está en los cuatro partidos que concurrieron y ganaron el proceso electoral del 2015. Obviamente estos partidos no tienen iguales visiones del problema político venezolano, apenas están acordados en algunos de sus rasgos principales y en la medida en que pasa el tiempo sin resultados concretos en el objetivo principal de acabar con la tiranía van surgiendo diferencias importantes entre ellos, así como apetencias personales de diversos tipos, que alejan las soluciones. Esto a la par de que se han venido cometiendo errores y malas actitudes que desprestigian la lucha, dañan reputaciones y producen desesperanzas.

HAY QUE HABLARLE CLARO AL PAÍS, AL MUNDO

Urge hablar claro y decirle al mundo sin disimulos que se necesita una acción internacional de fuerza militar institucional para acabar con la dictadura.

Es indispensable que el llamado “G4” ejecute un programa de ampliación para incluir a otros sectores para que se elabore un plan de acción que nos haga salir del atasco político en que nos encontramos.

Hay que observar que en un plan de intervención de una coalición militar internacional la partcicipación de Brasil y Colombia sería indispensable, pero que en ambos paises podría cambiar la correlación de fuerzas en no muy largo tiempo lo cual nos restaría ese vital apoyo.

Es imprescindible dar pasos ciertos, seguros, inequívocos para una verdadera unidad nacional que sin medias tintas, sin atajos, y con claridad proclame y trabaje por derrocar a la dictadura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí