Desde el pasado 14 de marzo, cuando Colombia decidió cerrar los pasos binacionales como consecuencia de la pandemia, la frontera tomó un viraje radical. San Antonio del Táchira, en medio de ciertas confusiones generadas por las repentinas medidas, fue dando un giro que hoy está signado por la covid-19.

Los términos que se usaban: migración pendular, migración, “lomotaxis”, vendedores informales, “carrucheros” y jaladores de cabello, fueron desplazándose frente a una economía informal que fue menguando raudamente como consecuencia de un virus que sigue golpeando al mundo y cobrándose miles de vidas.

Ahora, las palabras o frases que predominan son retornados, connacionales, PASI, PASIE, PASIMI, PAS y PASIC, así como toque de queda y aislamiento total. Todas están ligadas al coronavirus y a la metamorfosis que se ha ido generando en la zona fronteriza, en estos 118 días de cuarentena decretada por el Gobierno nacional.

Atrás quedó la imagen de un puente internacional Simón Bolívar atestado de venezolanos, yendo y viniendo con costales de comida y otros productos de primera necesidad, para dar paso un tramo binacional ocupado por los venezolanos que regresan y, en algunas ocasiones, por grupos pequeños de pacientes crónicos que acuden al vecino país a recibir tratamiento.

“Ya no estamos hablando de una movilidad migratoria, sino de una movilidad de retorno de los connacionales, motivada  por la pandemia en el mundo, especialmente de Colombia, que es el país más próximo, y más en Táchira, que es el estado que hace frontera con el vecino país. Es en esa nación donde se concentró la mayor cantidad de migrantes”, puntualizó la alcaldía del municipio Bolívar.

Lo que sí no cambió en gran medida, es el protagonismo que ha ganado la jurisdicción de Bolívar en los últimos años; quizá cobró más fuerza, pues el panorama ha ocasionado que más de 45 mil connacionales, de acuerdo con cifras aportadas por la máxima autoridad local, hayan cruzado por el Táchira desde el 4 de abril y hasta la fecha.  

Después de Colombia, Ecuador, Perú y Chile son los países que los migrantes venezolanos se han visto empujados a dejar debido a la covid-19. El peregrinaje para llegar a la frontera venezolana ha sido, para la mayoría, un drama que llevan tallado en sus rostros a causa de los días que han tenido que pasar a la intemperie.

Le puede interesar.  Camiones vuelven a surtir en bomba de San Antonio tras varios meses en el limbo

La alcaldía aclaró que el puente internacional Simón Bolívar es el canal por donde más venezolanos han retornado durante la pandemia, aplicándoles los protocolos de bioseguridad, que incluyen tanto las pruebas rápidas como las PCR o prueba larga. “Todo esto ha generado la atención no solo en la salud, sino también en lo social, ya que los que han migrado de toda Suramérica, son nuestros connacionales más vulnerables, tienen escasos recursos”, dijo.

PAS

Tanto la Aduana Principal de San Antonio del Táchira como el Terminal de Pasajeros, a lo largo de esta cuarentena, han fungido como Puntos de Asistencia Social (PAS).  Al primero, arriban todos los venezolanos que cruzan el puente, donde se les aplica la prueba rápida Covid-19.

Entretanto, al puerto terrestre suelen llegar los grupos que, tras haber cumplido los protocolos de bioseguridad en la aduana, aguardan en las instalaciones acondicionadas para luego ser trasladados a un PASI.

PASI

En la actualidad, el municipio Bolívar cuenta con tres Puntos de Asistencia Social Integral (PASI), habilitados para el aislamiento preventivo de los connacionales que retornan al país, principalmente de Colombia.

El PASI Liceo Manuel Díaz Rodríguez, con capacidad para albergar a 350 connacionales; el PASI Escuela República de Cuba, 450 personas y el PASI Escuela El Palotal, 200 personas, son los puntos activos en la jurisdicción bajo esta modalidad.

Los tres PASI tienen aforo para 1.000 retornados, quienes deben pasar entre 17 a 20 días en las instituciones acondicionadas para tal fin, mientras se descarta, por medio de las pruebas cortas y largas, si hay o no contagiados.

PASIE

Los casos positivos Covid-19, que son asintomáticos, son trasladados para su aislamiento y tratamiento, a los Puntos de Asistencia Social Integral Especial (PASIE). El municipio Bolívar, principal receptor de retornados, posee tres, con una capacidad total para 600 ciudadanos.

Le puede interesar.  Mujeres venezolanas migrantes, símbolos de explotación sexual

El PASIE Liceo Nacional San Antonio, que recientemente pasó de PASI a esta modalidad, tiene capacidad para albergar a 300 personas; mientras que el PASIE Escuela José Gregorio Hernández, 150 personas y el PASIE Pérez del Real, otras 150.

Al igual que los otros puntos de alojamiento, estas instituciones se han ido adecuando para la estadía de los ciudadanos: baños y lavamanos portátiles, camas, lavaderos, entre otros.

PASIC

El Punto de Asistencia Social Integral del Campaña (PASIC), está ubicado en el Terminal de Pasajeros de San Antonio — donde también funciona el PAS –, y se trata del espacio con mayor capacidad para alojar a connacionales: entre 1.200 a 1.500.

Además, este puerto cuenta con el Centro de Atención Integral (CAI), instalaciones que brindan atención sanitaria las 24 horas al día, con un equipo de especializado de médicos.

PASIMI

Los migrantes internos que hicieron vida en San Antonio del Táchira, y frente a la pandemia se ven maniatados para cubrir sus necesidades, cuentan con un punto de alojamiento para cumplir  con el aislamiento preventivo y demás protocolos, para luego ser trasladados a sus ciudades de origen.

Se trata del Punto de Asistencia Social Integral para Migrantes Internos (PASIMI), el cual tiene una capacidad para 200 personas, quienes pasarán entre 17 a 20 días en las instalaciones.

Más de 9.000 familias pudieran estar en los municipios fronterizos en espera de regresar a sus ciudades de origen tras la paralización de la economía informal a causa de la covid-19.

EL DATO

Más de 30 ciudadanos, entre los que destacan las madres laboradoras, integrantes de Somos Venezuela y miembros de las comunidades,  conforman los grupos de cerca de 30 personas que atienden los PASI

DE INTERÉS

La Guardia Nacional Bolivariana (GNB), la Policía del Estado, la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y la Milicia Bolivariana son los organismos de seguridad encargados de velar por el orden de estos puntos de alojamiento.

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí