La región es ocupada por el 8,4 % de la población mundial, es decir, un total de 654 millones de habitantes y los efectos negativos del coronavirus perjudicaron a casi la mitad de los latinaomericanos

Cortesía IPS Noticias

El 33,7% de la población en América Latina fue afectada por las severas consecuencias económicas derivadas del Covid-19, en tanto, las medidas de protección social adoptadas por los gobiernos de la región no fueron suficientemente efectivas: “la pobreza y la pobreza extrema alcanzaron en 2020 en Latinoamérica niveles que no se han observado en los últimos 12 y 20 años, respectivamente”, indicó un informe de la ONU.

El estudio elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), explica que el Producto Interno Bruto (PIB) cayó un 7,7 % en toda la zona latinoamericana durante 2020, provocando que la miseria y la carencia perjudicaran a 209 millones de individuos, mientras la pobreza extrema impactó a 70 millones de ciudadanos.

Las cifras expresadas en el documento representan un incremento de 22 millones de personas más sometidas a esta problemática que en el año 2019 y alertan sobre la necesidad de crear un nuevo Estado de bienestar.

“La pandemia ha evidenciado y exacerbado las grandes brechas estructurales de la región y, en la actualidad, se vive un momento de elevada incertidumbre en el que aún no están delineadas ni la forma ni la velocidad de la salida de la crisis”, indicó Alicia Bárcena, secretaria general de dicho organismo técnico de la ONU.

En este contexto, igualmente se han agudizado las brechas sociales, las desigualdades estructurales, los altos niveles de informalidad, desprotección social y han empeorado las tasas de ocupación y participación laboral, sobre todo para las mujeres. “La injusta división sexual del trabajo y organización social del cuidado, atenta contra el pleno ejercicio de los derechos y la autonomía de las mujeres”, informó la Cepal.

Le puede interesar.  Más de la mitad de venezolanos en Colombia vive en pobreza multidimensional

De hecho, el organismo ha pronosticado un retroceso de hasta 10 años en la participación laboral de las féminas producto de la pandemia, por lo tanto, es primordial asegurar bonos contra el hambre y para ellas, así como un ingreso básico universal, priorizando a familias con niños, niñas y adolescentes.

Cortesía de The New York Times

Las vacunas no son excepción

Del complejo panorama tampoco escapa la discriminación respecto a quién se vacuna y quién no, aun cuando América Latina es la segunda región, después de Europa, con más muertes por Covid-19.

Según la Cepal, Latinoamérica registra 20 millones de contagios y 635.000 fallecidos, es decir, 27,8 % de decesos provocados por la enfermedad.

Los países que integran la zona enfrentaron la expansión del virus con sistemas de salud fragmentados y dispares, subfinanciados y con déficit en recursos humanos, tecnológicos y de infraestructura.

Sin embargo, ante la critica realidad, la Cepal estimó que América Latina no alcanzará la inmunidad de rebaño durante 2021, pues sin importar la llegada de las dosis, el acceso a la inmunización es llevado a cabo de forma lenta y desigual.

El organismo dependiente de la ONU, ubica el problema en el “acaparamiento internacional” de las vacunas, el cual vulnera la disponibilidad de los fármacos. Ante esta situación, la Cepal exhorta a la salud primaria a asegurar la solidaridad entre las distintas naciones y regiones.

Con información de Cepal.org y 24Matins. es

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí