“No podemos seguir gobernados pasivamente por las leyes de la ciencia, ni por las de la economía, ni por los imperativos de la técnica”

(Asamblea estudiantil de Toulouse 1968)

Carlos Raúl Hernández @CarlosRaulHer

Algunos dicen que hay que estudiar la historia para no repetir errores, mientras otros creen que estamos condenados a reincidir inevitablemente. Examinar la insurrección estudiantil de mayo 1968 en Francia, que sacudió al mundo y produjo una oleada universal de revueltas y sembró semillas envenenadas, cuyos retoños vivimos hoy en las políticas identitarias. Comienza en las universidades y se extiende a la ciudadanía una revolución reaccionaria contra la sociedad abierta, inspirada en ideas fanáticas, despóticas y simplistas, como el Libro rojo de Mao, la hagiografía de la revolución cubana y las teorías del filósofo alemán-norteamericano Herbert Marcuse, como que la fuerza motriz de la revolución eran los antisociales. La sociedad reaccionaba  contra el conservatismo de los años cincuenta se modernizaba, se extendían la TV y el cine, se imponía el rock, música sexual por excelencia en las caderas de Elvis y Jagger. Pero sufrió también los excesos.

El amor libre venía en las anticonceptivas y la minifalda, sensacional invento de Mary Quant. pero por otro lado crecía una oleada de radicalismo totalitario. Manifestaciones convocadas por la Unión Nacional de Estudiantes terminan en estallidos de violencia con la policía y llevan al cierre de La Sorbonne y Nanterre, lo que suma a los de educación media y los sindicatos de izquierda que soñaban derrocar “el capitalismo”. Llaman a una huelga general y decretan autogobierno estudiantil, con cacería de brujas contra profesores que no fueran suficientemente revolucionarios, es decir, comunistas, y Sarte, el imbécil más brillante del siglo XX, naturalmente, actuaba de gran Inquisidor. Las huelgas eran “salvajes”, sin objetivos, no solicitaban mejoras laborales sino derrocar el orden burgués. Para mediados de ese meteórico mes, había diez millones de huelguistas, 2/3 de la fuerza de trabajo.

Le puede interesar.  La espada que se arrastra por América Latina

Los estudiantes creían que Francia, Italia, EE. UU, Alemania, Inglaterra, al decir de Marcuse, eran sociedades esclavizadas, enajenadas por el consumo (el bienestar), y no había nada tan libre como la Revolución Cultural China y los regímenes de Enver Hoxda en Albania y Fidel Castro. En medio de tales sociedades esclavizadas vivían formas extremas de libertad y bajo el lema de prohibido prohibir, pero sus ídolos eran Mao, Marcuse y el Che Guevara. En la capital de las comunas y las barricadas, había algunas en las que día y noche un piano tocaba jazz. Pero Francia experimentó una mágica iluminación. Mientras en mayo el país estaba dispuesto a salir de De Gaulle, en junio los franceses dieron un monumental viraje y el general triunfó en las urnas. De Gaulle era un personaje épico, de un valor personal casi imposible. Recibió disparos en tres ocasiones y un bayonetazo en lucha cuerpo a cuerpo. En 1916 perdió el conocimiento por una explosión de gas mostaza y lo secuestraron los alemanes. Intentó fugarse cinco veces.

Caminaba en medio de balaceras sin siquiera bajar la cabeza pese al pánico colectivo en atentados contra él ya siendo presidente. Si bien al principio de la revolución los enfrentamientos entre el gobierno y la fuerza pública dejaron miles de heridos, luego la policía se repliega y entrega las calles a las muchedumbres, que misteriosamente no se dedican al saqueo ni al pillaje, como ocurrió varias veces en las revoluciones parisinas. Francois Mitterrand declaró que en Francia “el Estado dejó de existir”. De Gaulle abandona el palacio del Elíseo, “estaba caído”, pero el hombre de hierro no dio su brazo a torcer y se refugió en una base francesa en territorio alemán, Baden-Baden, dirigida por uno de sus mejores amigos de la guerra. El 30 de mayo, después de crear un estado de ansiedad límite con su desaparición, emerge y afirma, contra las conjeturas, “no renunciaré…probaré a los franceses que los fanáticos del totalitarismo y la destrucción habían hecho un carnaval”, y anuncia elecciones adelantadas para el 23 de junio.

Le puede interesar.  Recuperar la política, recuperar la democracia (II)

Elección-traición. Llamar a elecciones es acto de extraordinaria habilidad, y como cita Marcuse, convirtió “cada barricada, cada automóvil incendiado… en decenas de miles de votos para el gobierno”. La alianza revolucionaria lo reta y saca un millón de manifestantes, con la consigna elección=traición pero esta vez los cuerpos de seguridad se despliegan en los Campos Elíseos bajo el decreto de Estado de emergencia.  Por fortuna para Francia, la alianza opositora decide suspender la movilización, aceptar el expediente del proceso electoral y todo termina con los bistros de la ciudad abarrotados de manifestantes que castigaban las existencias de vino y cerveza. Mattei Dogan en su monumental obra Ciencia política y otras ciencias sociales dice que 57% de los franceses desaprobaba un golpe de Estado, y luego en la elección castigaron la locura revolucionaria, que se ahogó en sus odios y vituperios a los que hacían críticas a la insensatez.

Cómico que los estudiantes de Nanterre invitaron a los sindicatos a una gran asamblea, los recibieron con vítores, y minutos después los corrieron con una andanada de insultos porque ya no querían expropiar las fábricas. Jean Paul Sartre quiso convertirse en el padrino de la revolución y gruñía ya que el Partido Comunista era traidor por asumir preceptos burgueses como el pluripartidismo. Raymon Aron, tal vez el más grande pensador francés del siglo XX, se horroriza de las humillaciones contra honorables profesores que temían suicida el movimiento, al que define como “una masa de resentimientos en envoltura lírica” (Youtube: Aron analiza mayo 68) Milan Kundera lo califica como “una explosión de lirismo revolucionario seguida por una explosión de escepticismo revolucionario”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí