Desde que comenzó a agravarse la crisis socioeconómica de Venezuela a raíz de la corrupción desbordada producto de las políticas socialista – comunista implementadas en Venezuela por el fallecido dictador Hugo Rafael Chávez Frías y su sucesor Nicolás Maduro Moros, quién hoy usurpa el cargo de presidente de la República de Venezuela, más de 3 millones de venezolanos han huido a través de las diferentes fronteras del país, unos, han tenido la posibilidad de viajar en avión, en embarcaciones privadas y autobuses tipo buscama.

Pero hay cientos de personas que no cuentan con los recursos económicos necesarios, aquellos, a los que el mal legado llamó “Los Hijos de Pueblo” (los de a pie) estos, son denominados en Suramérica como los “caminantes” quienes tras dejar la ciudad fronteriza Cúcuta, caminan cientos de kilómetros llevando consigo pocas pertenencias y con el único fin de buscar en otras ciudades de Colombia, Ecuador, Chile y Perú lo que se les prometió y nunca se cumplió: una mejor calidad de vida.

Pero si esto no fuera poco para sus penurias, las rutas por donde transitan se han vuelto muy peligrosas. Un cuchillo al cuello, un machete en el estómago o un arma en la cien de sus hijos es la nueva una modalidad de los piratas de carretera que asaltan a diestra y siniestras a todo aquel que es reconocido como venezolano, desde maletas, dinero, documentos, joyas y teléfonos, hasta la ropa que llevan consigo.

Aquí el testimonio de un venezolano que no quiso dar su nombre por miedo, cuenta su situación por su paso en Colombia, saquen ustedes sus propias conclusiones:

Se esperan que las autoridades colombianas tomen cartas en el asunto a fin de evitar que este tipo de acciones vuelvan a ocurrir.

Prensa: Frontera Viva.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí