Los venezolanos residentes en el país se encuentran en una situación especialmente vulnerable respecto a su capacidad de proveerse ingresos suficientes para su sustento. En los últimos años, se calcula que un 35% de las familias, dependen exclusivamente de las remesas para subsistir.

De acuerdo con estimaciones del economista venezolano Asdrúbal Oliveros, las remesas de los venezolanos en el exterior se reducirán en 2020 en más de 50%. En 2019 el monto de las remesas recibidas en Venezuela alcanzó los 3.500 millones de dólares. Este año se espera que la cifra sea de $1.500 millones.

La diáspora venezolana, aproximadamente 5 millones de personas, ha proveído dinero para su familia en Venezuela. Pero muchos de los emigrantes de la nación trabajan en la economía informal y son más vulnerables a perder ingresos durante la crisis.

Además, decenas de miles han regresado a sus hogares, dejando más bocas que alimentar allí y menos trabajadores ganando dinero para ellos en el extranjero.

En mayo, organismos adscritos la ONU exhortaron a los reguladores gubernamentales y a los proveedores de servicios de remesas a tomar medidas para mejorar sus flujos entre las naciones, como reducir los costos de transacción, pero debido a las restrictivas políticas cambiarias de Venezuela y a su sistema financiero altamente inestable, los remitentes venezolanos se ven obligados a recurrir a métodos complicados de envío de dinero, menos fáciles de abordar mediante reformas simples.

“En Venezuela, prácticamente ninguna de las recomendaciones importa”, indicó, Manuel Orozco de la organización Diálogo Interamericano quien además explicó que “lo que importa es proporcionar asistencia humanitaria que incluye apoyo en efectivo para ayudar a sus familias en Venezuela”.

Le puede interesar.  Academias Nacionales envían carta a organismos de derechos humanos ante amenazas de Cabello

Primer Informe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí