Carlos Ramírez López @CarlosRamírezL3

Las sanciones impuestas por Estados Unidos al gobierno de Nicolás Maduro, aún siendo poco conocidas en su contenido han sido (son) el tema dominante durante mucho tiempo en Venezuela, mas ahora que son centro de la atención pública.

Primera sanción:

8 de marzo 2015. Orden Ejecutiva 13692

Bloqueó la propiedad, la transferencia o los pagos a las propiedades, la posesión o el control de bienes e, inclusive, las donaciones que puedan recibir, y prohíbe la entrada a Estados Unidos -salvo autorización expresa- a los miembros del gobierno de Maduro, así como también a cualquier persona que hubiera actuado directa o indirectamente en acciones políticas que socaven los procesos democráticos, que incurra en conductas de abuso a los derechos humanos o que limiten la libertad de expresión.

Segunda sanción:

24 de marzo de 2017. Orden Ejecutiva 13808 que fue generada por la instalación que hizo el régimen de una ilegítima Asamblea Constituyente. Esta medida prohibió transacciones con PDVSA, cualquier transacción con Bonos de esa entidad y el pago de utilidades o dividendos que se efectuaran de manera directa o indirecta al gobierno de Maduro.

Tercera sanción:

19 de marzo de 2018. Orden Ejecutiva 13.827. Prohíbe a estadounidenses o a personas que se encuentre en Estados Unidos la provisión, transacciones y el financiamiento con moneda digital creada por el gobierno de Maduro.

Cuarta sanción:  1 de mayo 2018. Orden ejecutiva 13835. Prohibió transacciones y/o financiamiento relativos a la compra de cualquier tipo de deuda (bonos) del gobierno de Maduro. También la venta, transferencia, asignación o prenda de garantía del gobierno de Maduro. Igualmente cualquier participación accionaria en cualquier entidad de ese gobierno, así como cualquier participación accionaria en cualquier entidad en la cual dicho gobierno tenga una participación del 50% o más.

Quinta sanción:  1 de noviembre de 2018. Orden Ejecutiva 13850. Se decretó el bloqueo de toda transacción relativa a propiedades ubicadas en Estados Unidas y que operen en el sector oro de la economía venezolana. De la misma manera bloquea las transacciones relativas a prácticas engañosas y corrupción vinculadas a proyectos gestionados por el gobierno de Nicolás Maduro.

Sexta sanción: 25 de enero de 2019. Orden Ejecutiva 13.857. En esta lo que se hizo fue especificar lo que se entiende por Gobierno de Venezuela en todas las citadas Órdenes Ejecutivas a cualquier subdivisión política, agencia, Banco Central de Venezuela y PDVSA, y cualquier persona que haga parte o que esté controlada directa o indirectamente por el régimen de Maduro.

Séptima sanción: 5 de agosto de 2019. Orden Ejecutiva 13884 que manda el bloqueo de todas las propiedades e intereses del gobierno de Maduro en Estados Unidos o que a futuro entren a Estados Unidos. Se prohíbe cualquier tipo de transacción con éstos.

Le puede interesar.  Medida de deportación “Título 42” podría ser revocada el próximo #23May

El desconocimiento a Nicolás Maduro y su Gobierno

Juan Guaidó, ejerciendo como presidente de la Asamblea Nacional, en fecha 23 de enero de 2019 se auto proclamó “presidente interino” de Venezuela, y seguidamente, en evidente coordinación, el entonces presidente de Estados Unidos Donald Trump emitió el siguiente pronunciamiento:

Hoy, reconozco oficialmente al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, como el presidente interino de VenezuelaEn su papel como la única rama legítima de Gobierno debidamente elegida por el pueblo venezolano, la Asamblea Nacional invocó la Constitución del país para declarar ilegítimo a Nicolás Maduro y, por tanto, la oficina del presidente vacante”.

El Gobierno de Joe Biden

El portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Ned Price, en fecha 3 de febrero 2021 reiteró el reconocimiento y respaldo de la administración del Presidente Joe Biden a Juan Guaidó como Presidente Interino de Venezuela y agregó que no se espera tener contacto con Nicolás Maduro, a quien considera un “dictador” y no lo reconoce como Presidente legítimo de Venezuela.

En fecha 4 de enero del 2022 este mismo portavoz ratificó que se mantiene el reconocimiento a Guaidó y a la Asamblea Nacional del 2015.

De esta ultima declaración resaltan los siguientes párrafos:

“…Instamos a Nicolás Maduro a retomar las negociaciones en México, que deben llevarse adelante de buena fe y en beneficio del pueblo venezolano… Estamos decididos a trabajar con otros miembros de la comunidad internacional en el favorecimiento de las condiciones propicias para que haya elecciones libres y justas en Venezuela, y a contribuir a los objetivos de las negociaciones en México”.

Según Price, Biden ha prometido protección para los venezolanos huidos y sanciones contra los dirigentes chavistas “implicados en corrupción y abusos de Derechos Humanos”, lo que invita a descartar que pueda haber contactos directos con las autoridades venezolanas.

Apoyamos las acciones orientadas a mitigar el sufrimiento del pueblo venezolano y poner fin a las crisis humanitarias en Venezuela, por medio de la cooperación internacional. Desde 2017, Estados Unidos ha aportado más de USD 1.900 millones en concepto de asistencia humanitaria, económica, sanitaria y para el desarrollo, con el objeto de ayudar tanto a los venezolanos en Venezuela como en el resto de la región.

Esas expresiones del vocero del Departamento de Estado evidencian que es desde allí que se se está marcando la línea electoral “bajo condiciones propicias” como solución al problema venezolano. La Plataforma Unitaria no tiene una política propia, simplemente sigue esa directriz para el objetivo que se condiciona a acuerdos en el marco de las negociaciones en México.

Se cansaron de dar dinero a Guaidó

También de ese pronunciamiento del Departamento de Estado destaca la mención de que Estados Unidos en búsqueda de una solución al problema ya ha contribuido con la suma de mil novecientos millones de dólares. Esto es como un reclamo por lo costoso que le está saliendo. De este lado de la acera eso nos lleva a preguntar ¿dónde, cómo y cuando se ha invertido esos recursos, quienes los han manejado?

Le puede interesar.  Presidente Juan Guaidó anunció acuerdo con la DEA para atacar el narcotráfico

Nos han robado dos refinerías y ni siquiera un comunicado

Mediante actos truculentos nos despojaron de la refinería REFIDOMSA (República Dominicana) donde teníamos el 49% accionario, igualmente nos robaron la refinería NYNAS (Suecia) donde teníamos el 50% , todo bajo la mirada complaciente de la Junta Ad hoc de PDVSA a cargo de Horacio Medina que ya debiera haber incoado respectivas acciones judiciales, o cuando menos informado al país, pasividad que sin duda habrá de generar consecuencias legales.

En estos casos también se ha presentado una actitud complaciente de la OFAC que ha mirado para otro lado permitiendo el despojo bajo el extraño silencio y quietud de esa Junta ad hoc.

En resumen

Haciendo un esfuerzo para cerrar este artículo que podría extenderse mucho, tanto como un libro, o varios, por ahora concluimos:

Es obvio que la línea política para la oposición venezolana la está marcando Estados Unidos, política que ha venido zigzagueando desde la radical postura de Trump a la suavizada de Biden, éste inclusive desdiciendo el pronunciamiento antes transcrito del portavoz Ned Price de que se descartaba “la posibilidad de contactos directos con las autoridades venezolanas” lo cual ha resultado falso pues sí han habido, y hay esos contactos directos. Un hecho terrible en esa política contradictoria la he anotado en anterior artículo sobre la postura del gobierno Biden de declararse imparcial en el juicio que se tramitó por ante la Corte del Distrito Sur de New York por nulidad del fraudulento Bono PDVSA 2020.

Juan Guaidó y su gobierno ha sido un fracaso, lo ha hecho muy mal, ha perdido credibilidad y respeto por esa actitud tambaleante, temblorosa, no solo ante Maduro, sino también ante el mismo Biden, esto además del desastre en el manejo de los dineros y entidades públicas que se le han confiado, y ni hablar de la vergonzosa actitud sostenida en los procesos judiciales en los que se han invertido fabulosas cantidades de dinero sin rendir cuentas y por haber obtenido solo derrotas.

La línea Biden va en curso de colisión con Guaidó a toda velocidad, desmejora el respaldo al desfalleciente “gobierno interino” y abre caminos hacia Maduro a pesar de las requisitorias judiciales que contra este se han emitido a las Cortes Judiciales norteamericanas, pero, el dinero es el dinero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí