Dirigentes indígenas pertenecientes a la cuenca amazónica, conformada por Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Guyana y Surinam, exigieron a los gobiernos de sus países y autoridades multilaterales garantías de vida para los miembros de sus comunidades tras sufrir asesinatos cada dos días en 2020.

“Que haya un plan de vida para la Amazonía, que haya un plan de acción urgente para defender la vida de nuestros hermanos y hermanas”, dijo el coordinador general de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica, José Gregorio Díaz Mirabal.

Desde 2014 hasta 2021 han sido contabilizados más de 630 indígenas abatidos, según explico Díaz Mirabal. Además, 202 de ellos fallecieron en 2020: uno cada dos días, 67% más que en 2019, agregó.

El coordinador de derechos humanos de la Organización de Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana (OPIAC), Óscar Daza, también denunció que en Colombia han registrado 46 asesinatos en 2021, de ellos 16 son de indígenas.

Los grupos nativos son constantemente amenazados por el narcotráfico, la deforestación, la presencia de militares y ejército irregular, la minería ilegal y, actualmente, por el coronavirus.

Además, los crímenes contra los defensores indígenas de derechos humanos y la madre naturaleza ocurren por problemas estructurales vinculados con el avance de las actividades extractivas que responden a intereses corporativos y acuerdos estatales, los cuales atentan contra la integridad física y cultural de los pueblos.  

El dramático aumento de los asesinatos en medio de la pandemia deja expuestos al peligro a los defensores indígenas y sus etnias, asimismo quedan en riesgo la selva tropical más grande del mundo y la biodiversidad que protegen.

Le puede interesar.  Venezolanas salen a las calles para exigir mejores condiciones de vida y respeto a los derechos humanos

Y la mortífera tendencia parece no detenerse, en tanto, tan solo en el primer trimestre del 2021 fueron reportados cerca de 16 homicidios de indígenas en Colombia y Perú.

Díaz Mirabal indicó que el llamado es a la Organización de Naciones Unidas (ONU), a la Organización de Estados Americanos (OEA), a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pero “sobre todo” a las administraciones de sus naciones.

Hasta el momento no hay un mecanismo “veraz” y “efectivo” capaz de defender sus derechos. Tampoco existe “un sistema de información sobre lo que está pasando con los pueblos indígenas”, dijo el líder.

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí