Un grupo de opositores y analistas políticos venezolanos han denunciado la instalación por parte del régimen de Nicolás Maduro de una tienda manejada por la milicia iraní en Caracas. Se trata de Megasis un súpermercado que venderá no solo los productos de las marcas Delnoosh y Varamin si no también su influencia y los intereses que tiene Irán en la región.

Sin embargo, el supermercado no ha sido inaugurado como se tenía planteado esta semana, por la prolongación de la cuarentena radical para evitar contagios del nuevo Coronavirus, decretada por Nicolás Maduro.

El cargamento que abastecería los anaqueles de este nuevo comercio llegó el 21 de junio. “El día de mañana (domingo 21 de junio) va a llegar el buque ‘Golsan’ que trae alimentos para inaugurar el primer supermercado iraní en Venezuela. Otro éxito en las relaciones amistosas y fraternales entre dos países”, reportó ABC.

Megasis está ubicada en la urbanización Terrazas del Ávila, en los galpones en donde funcionaba la tienda expropiada Éxito, Bicentenario y Tiendas CLAP perteneciente al empresario chavista detenido en Cabo Verde, Alex Saab, testaferro de Nicolás Maduro que próximamente podría ser extraditado a los Estados Unidos.

Según analistas políticos venezolanos el propósito de la tienda no es vender lo que allí supuestamente van a vender, “su finalidad es mantener una fachada para poder lavar los dólares del narcotráfico y justificar el contrabando de oro”.

La instalación de Megasis solo es un abreboca de las negociaciones entre Teherán y Caracas. El envío de gasolina e insumos para reactivar las refinerías, también es parte del negocio que Irán está haciendo en Venezuela quien además ha incluído asesoría en materia de inteligencia, técnicos en el área militar, entre otras.

Le puede interesar.  CONFIRMADO Donald Trump ordenó el ataque aéreo que asesinó Qasem Soleimani en Bagdad

El diario norteamericano Wall Street Journal (WSJ) ha revelado detalles de las verdaderas intenciones del supermercado iraní en Caracas. Afirma que Megasis pertenece al ala del ejército de Irán que está vinculada al programa de misiles.

La llegada de la compañía, que también tiene vínculos con el cuerpo militar de élite de la Guardia Revolucionaria Islámica militar de Irán (IRGC), calificada por los Estados Unidos como una organización terrorista, refuerza la posición de Teherán en el Hemisferio Occidental y se produce a medida que Venezuela busca cada vez más ayuda de los enemigos estadounidenses, incluido el petróleo de Irán y asistencia de la industria energética de Rusia, dice el WSJ.

En la tienda instalada en Caracas se exhiben exclusivamente marcas propiedad del ejército iraní. Delnoosh, una fábrica de salsa de tomate y atún en lata, y Varamin, la cual produce aceite de girasol. Estas son dos de las muchas empresas subsidiarias de una compañía llamada Ekta, que según su sitio web se creó como un fideicomiso de seguridad social para veteranos militares iraníes.

Según WSJ, Ekta está dirigida por Issa Rezaie, un veterano ejecutivo en compañías propiedad del IRGC, que ha sido incluido en la lista negra por su participación en el desarrollo de armas y por dirigir representantes que luchan en múltiples frentes del Medio Oriente.

Etka maneja una cadena de al menos 500 supermercados y está subordinada al Ministerio de la Defensa iraní y a las Fuerzas Armadas de Logística, otra entidad sancionada por los Estados Unidos por su presunto papel en el desarrollo de misiles balísticos, según el Tesoro de los Estados Unidos. Quiere expandirse a Siria y Rusia.

Le puede interesar.  EEUU sobrepasa los 40 mil muertos por coronavirus

Funcionarios norteamericanos expertos en Irán aseguran que el régimen islámico utiliza estas compañías para evadir sanciones y financiar los programas armamentísticos.

“Tal y como lo hemos denunciado, Irán está utilizando a Venezuela como base de sus operaciones para expandir su influencia en la región y el papel de Alex Saab es crucial dentro de este posicionamiento iraní. No es una alianza para vender gasolina, es un vínculo para afectar los intereses de la región”, fue la denuncia hecha por Julio Borges, comisionado de Relaciones Exteriores del gobierno de Juan Guaidó.

El analista Joseh Humire, experto en seguridad hemisférica, dijo al portal Panampost que la tienda Megasis es una fachada que esconde una relación que va más allá de lo económico y político “también se vincula directamente con el terrorismo y el narcotráfico internacional”. Ambos regímenes “tienen la intención de provocar al gobierno de Estados Unidos a escalar más acciones militares en la región”.

Primer Informe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí