Carlos Ramírez López

Cuando Hugo Chávez accedió al poder estaba en plena efervescencia el proceso para la creación de la Corte Penal Internacional. Él se percató de la importancia que tendría ese organismo y de inmediato se dispuso a meter las manos tejiendo una red con el gobierno de Argentina en manos de los Kirchner y con unas tiranías africanas para infiltrarla. Fue gracias a aquella conspiración que en su arranque ese tribunal tuvo a dos ciudadanos de ese país a la cabeza, la Dra. Silvia Fernández de Gurmendi como presidente y el abogado Luis Moreno Ocampo de fiscal. La representación africana se la repartieron a un país -Gambia- gobernado por el tirano Yaya Jameh quien colocó a la persona que se desempeñaba como fiscal de su régimen, la abogada Fatou Bensouda a quien asignaron el cargo de fiscal adjunta. Por su parte Hugo Chávez además de sus influencias con los argentinos, infiltró a Haifa el Aissami, primero como embajadora ante los Países Bajos (La Haya) y luego Maduro la formalizó como embajadora ante esa CPI, caso único por cierto pues ningún otro país tiene la representatividad de un embajador ante ese tribunal.  Esa atención de Chávez y de Maduro sobre la CPI nunca la disminuyeron, ellos retiraron a Venezuela de la OEA, también de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, pero nunca de la Corte Penal Internacional.

La actividad de la tiranía dentro de la CPI

El régimen jamás ha bajado la guardia en ese propósito de mantener influencias dentro de la CPI, incluso lograron infiltrar allí a Baltasar Garzón el exjuez español que es abogado de Maduro y lo nombraron como asesor de la fiscalía. Haifa el Aissami estuvo activando permanentemente en su seno, participó en sus eventos como oradora de orden, relacionaba a los magistrados del TSJ de Caracas e inclusive consiguió que a Maikel Moreno lo pusieran como orador de orden en un acto especial. Ella tenía acceso ilimitado a las oficinas de Fatou Bensouda con quien mantuvo estrechas relaciones hasta que recientemente ésta cambió de actitud y tuvieron un fuerte encontronazo que fue lo que ocasionó su inmediato reemplazo por la Dra. Gladys Gutiérrez a quien le encomendaron suavizar la relación y tender puentes con el nuevo fiscal que se encargará el próximo 15 de este mismo mes de junio.

Le puede interesar.  Comando Sur: Venezuela es el búnker de droga para los cárteles de América

En cambio Guaidó…

Increíble que ante tan evidente interés de Chávez y de Maduro en esa CPI, el gobierno interino de Juan Guaidó no le haya prestado ninguna atención siendo que en ese tribunal podría estar una salida a la debacle venezolana, pues lo he dicho antes y lo ratifico ahora, cerradas como están las posibilidades de una intervención militar y de un proceso electoral limpio, la salida es judicial, y lo digo por lo siguiente, si en esa instancia se llegara a dar una medida contra Maduro las cosas cambiarían. El poder que viene ejerciendo desde Miraflores se le desmoronaría. Obsérvese que la ONU está integrada por 193 países de los cuales la gran mayoría, 139, forman parte de la Corte Penal Internacional pues son firmantes ratificados del Tratado Estatuto de Roma que es el instrumento que la rige, y resultaría muy difícil que ese conglomerado de naciones vaya a aceptar en su seno a una persona a quien ese tribunal le abra proceso como indiciado en crímenes contra la humanidad.

¿Qué estamos haciendo con esos 60 país que nos apoyan?

Constantemente se canta el ritornelo de que nos apoyan 60 países, y me pregunto ¿cómo usamos ese apoyo? ¿qué gestiones hacemos para sacarle provecho? En realidad, no hemos visto una concreción; pareciera que solo interesa a los fines de hacerse de los dineros recuperados. Tiempo atrás hemos venido pidiendo que se organice un pronunciamiento de esos aliados sobre el tema de la CPI y su lenidad con la tragedia que sufre nuestra patria, pero, a duras penas concretaron el apoyo de apenas 6 de esos países que firmaron la denuncia contra Maduro ante la fiscalía de esa Corte.

¡Fuera Maduro de la ONU!

Ahora está planteada la posibilidad de un pronunciamiento de la fiscal saliente Fatou Bensouda, o en todo caso del nuevo que la sustituirá a partir del próximo día 15 de este mes de junio, el abogado británico Karim Khan, abriendo proceso incriminatorio contra Maduro y su camarilla como autores de crímenes de lesa humanidad ante lo cual con mas razón urge una actividad diplomática para consolidar el apoyo de esos países en una solicitud de su expulsión de la ONU.

Le puede interesar.  Corte Penal Internacional: Dos años de nada

¡Fuera la embajadora de Maduro en la CPI!

Y en particular hay que trabajar para echar a la representación que como embajadora ante la CPI mantiene el régimen genocida. No es admisible que un tirano y su camarilla contra quienes se produzca un indictment como criminales contra la humanidad, disfruten de reconocimiento en ese concierto de naciones y mucho menos que mantengan representación diplomática ante el mismo tribunal que lo sindica.

Urge la formación de una cancillería

Esa es una actividad urgente y para lo cual debiera diseñarse un plan específico que podría comenzar por la designación de una persona como Canciller de la República a escoger entre tantos profesionales de primera línea y con reconocida solvencia y experiencia con los que contamos. Para nada se debe circunscribir esa actividad a la pequeña camarilla partidista que en la peor de las tradiciones del sectarismo nos ha hecho tanto daño. Hay que abrirse al país.

En resumen, esta es la ruta a seguir para la salida judicial

.1. Trabajar para lograr un pronunciamiento de la fiscalía de la Corte Penal Internacional in diciando a Maduro, a Padrino López y demás integrantes de la camarilla dictatorial.

.2. Nombramiento de un Ministro de Relaciones Exteriores a escoger entre tantos hombres y mujeres de primerísima calidad con los que contamos. Trabajar en la formación de un planteamiento común de los 60 países que nos apoyan exigiendo a la Asamblea General de la ONU la expulsión de Maduro por estar sindicado como autor de crímenes lesa humanidad, así como también de su embajadora ante la CPI.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí