Cientos de cruceros se encuentran anclados en altamar, esperando ser desembarcados. Foto cortesía.

Desesperación, incertidumbre y miedo son algunos de los sentimientos que sufren los tripulantes de los cruceros que llevan más de dos meses confinados en altamar.

Desde que inició la cuarentena para prevenir el COVID-19, todos los cruceros en el mundo recibieron la orden estricta de no navegar. La decisión dejó en el limbo a miles de tripulantes que esperan regresar a casa.

Aunque, a través de negociaciones, los cruceros pudieron desembarcar a los pasajeros, muchas tripulaciones se mantienen ancladas en el mar. Solamente en las costas estadounidenses hay más de 60 mil tripulantes en 90 cruceros, informó la Guardia Costera a la AFP.

Implicaciones psicológicas

Japón confirmó 174 casos de coronavirus en crucero “Diamond Princess”. Foto cortesía.

Pese a que algunos tripulantes se sienten seguros, alejados de la pandemia, la mayoría ha visto perjudicada su salud mental durante el confinamiento.

“Es el mismo día todos los días. Es difícil mantenerse mentalmente sano. Estamos anclados aquí y vemos tierra todos los días. Está a 200 metros y no podemos bajarnos”, expresó Ryan Driscoll, cantante de un crucero que lleva más de 80 días sin volver a la superficie.

Entre las acciones que han realizado algunos tripulantes están: protestas, huelgas de hambre y peticiones por internet. El propósito de todos es ser desembarcados.

“Nos han abandonado, nos han echado aquí a morir”, manifestó un músico brasileño que se mantiene confinado en uno de los cruceros.

Respuestas de los especialistas

Para Jeremy Pettit, profesor de psicología de la Universidad del Sur de Florida, los afectados sufren la ansiedad de estar atrapados lejos de la familia. Por otra parte, el especialista indicó que la soledad y el aburrimiento incrementan el riesgo de depresión y de pensamientos suicidas.

Le puede interesar.  España devuelve a China 58 mil test defectuosos para detectar el Covid-19

En consonancia, el psiquiatra Eugenio Rothe señaló que la situación de los tripulares produce sentimientos de abandono, pérdida y duelo.

“Se puede sentir como una pérdida emocional de todo lo que es importante en la vida de la persona, de sus seres queridos, de su ambiente físico”, precisó.

En consecuencia, en las últimas semanas fallecieron cuatro tripulantes, tres por aparentes suicidios.

Con información de AFP

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí