La separación de padres e hijos es uno de los dolorosos dramas del proceso migratorio, especialmente porque los niños, niñas y adolescentes quedan expuestos a numerosas vulneraciones.

Colombia es el principal país de tránsito y asentamiento de migrantes venezolanos que, a su paso, ha dejado a 3.326 niños, niñas y adolescentes en manos del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, entidad que procura la reunificación familiar o la ubicación de los menores en hogares de acogida.

Desde el mismo momento en que se restablecieron las relaciones bilaterales con Venezuela, el ICBF trabaja para lograr que los menores y sus padres o cuidadores se puedan abrazar de nuevo.

Por eso, junto al Ministerio de Relaciones Exteriores, trabaja de forma articulada para propiciar los mecanismos que permitan el reencuentro de estos menores con sus familiares.

 “Con esta articulación estamos garantizando los derechos de la niñez, trabajamos en la identificación de las familias de las niñas, niños y adolescentes bajo protección para adelantar el debido proceso de verificación y revisar si son garantes de derechos, lo que posteriormente permitirá la reunificación de las familias en Venezuela o que continúen bajo la protección del Gobierno colombiano”, aseguró Concepción Baracaldo, directora del ICBF.

La mayoría de los niños está inmersa en procesos de restitución de derechos y 1.168 de ellos, que no estaban acompañados, permanecen por ahora en Hogares Sustitutos o entidades de protección; sobre ellos, la Defensoría del Pueblo hizo un pronunciamiento en el sentido de la urgente necesidad de que su situación sea resuelta con prioridad.

Mientras tanto, Bienestar Familiar mantiene activo un espacio en su página web para lograr que los pequeños puedan volver a reunirse con sus familias, de manera que todos puedan regresar a sus hogares o al menos saber sobre la suerte de sus padres, hermanos y familiares.

Le puede interesar.  Gobierno interino presentó informe en el que registra 22 casos de tortura contra militares sublevados

Se trata de “Me conoces, niños venezolanos”, donde aparecen las fotografías de los menores, y en el que se pueden consultar los datos básicos de dónde y bajo cuidado de quién se encuentran, de manera que si alguien conoce a sus padres o cuidadores se pueda comunicar para lograr el reencuentro.

Línea de atención y denuncia

Recuerde que todos los niños que viven en Colombia, incluidos los migrantes venezolanos, son sujetos de especial protección y, por eso, si usted conoce de algún tipo de vulneración en contra de ellos puede llamar y denunciar en la Línea Gratuita Nacional 01800 918080.

Allí funcionarios expertos lo atenderán y resolverán el caso en estricta observancia de los derechos de niñas, niños y adolescentes.

Con información de Proyecto Migración Venezuela

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí