Según las cifras aportadas por la Organización de Estados Americanos (OEA), más de 2 millones 500 mil personas no tienen una documentación o está próxima a vencerse, lo cual representa un impedimento para el acceso de empleo, asistencia médica o servicios públicos en los países donde radican.

En una entrevista concedida a la Voz de América, el comisionado de la OEA para Refugiados y Migrantes Venezolanos, David Smolansky dijo: “Estamos hablando de más de 5 millones de personas que han huido de delitos de lesa humanidad, violación de derechos humanos, emergencia humanitaria compleja, violencia generalizada, colapso de los servicios básicos y que, ahora con la pandemia, si ya un refugiado era vulnerable, pasa a ser el vulnerable de los vulnerables”.

Los refugiados y migrantes venezolanos continúan siendo la crisis de desplazados más grande del continente americano. Hasta el momento, la Organización de Estados Americanos (OEA) contabiliza más de 5.1 millones de personas que han huido de Venezuela e inundan las fronteras de países vecinos en busca de mejores oportunidades.

Explicó Smolansky que “Es casi imposible para cualquier venezolano renovar su pasaporte, salvo que vaya por vías irregulares y, de hecho, Maduro ha desarrollado toda una red de corrupción para emitir o renovar pasaportes”.

Si bien esta situación de precariedad entre la población migrante venezolana no es algo nuevo, se ha incrementado la necesidad de asistencia.

Con información de Runrun.es

Le puede interesar.  CIDH expresó preocupación por declaraciones de la alcaldesa de Bogotá sobre migrantes venezolanos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí