Rosmary Vieras. Foto cortesía.

Rosmary Vieras, médica venezolana, fue contratada para unirse al grupo de profesionales de la salud que atienden la pandemia de COVID-19 en México. La doctora hace parte de los 10 refugiados seleccionados para contribuir con su labor durante la actual crisis mundial de salubridad.

En primer lugar, Vieras migró debido a la falta de oportunidades para ejercer su profesión en Venezuela. Oriunda del estado Carabobo, la médico llegó a Ciudad de México en diciembre del 2019.

“La situación en mi país de un tiempo para acá era más difícil y en búsqueda de una mejor calidad de vida me vi obligada a tomar esa decisión”, manifestó.

Posteriormente, a los dos meses de su llegada, Vieras consiguió trabajo en una farmacia de una tienda departamental. Sin embargo, comenzó la propagación de la pandemia y con ello la oportunidad de desarrollarse en su área laboral.

Una oportunidad en la crisis

A raíz de la crisis sanitaria, el gobierno mexicano abrió convocatoria a profesionales de la salud para atender a los afectados por el virus.

Impulsada por una amiga, Rosmary presentó su solicitud y, en menos de una semana, fue asignada al Hospital General de Tláhuac para atender a pacientes con el COVID-19.

Rosmary Vieras. Foto cortesía.

Finalmente, para la doctora venezolana representa un gran reto el papel que le corresponde cumplir, pues nunca se había enfrentado a un problema sanitario de tal magnitud, como lo es el reciente coronavirus.

“En Venezuela tenía 10 años laborando en una empresa privada, pero nunca había tenido que estar en una línea como esta de lo que significa una pandemia… Nosotros estudiamos para esto, pero no estás preparado hasta que llega el momento de estar ahí, sabes la teoría pero no la práctica”, puntualizó.

Le puede interesar.  Retos de la economía personal y familiar en tiempos de Coronavirus

Con información de El Pitazo

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí