Presidente (E) de Venezuela Juan Guaidó en Londres.

Presidente (E) de Venezuela Juan Guaidó en Londres.

El pasado mes se corrió el rumor en la ciudad de Londres, Inglaterra, sobre la visita del presidente (E) de Venezuela Juan Guaidó y la verdad no lo podía creer. En ese momento, él estaba en la ciudad de Bogotá, Colombia en la III Conferencia Ministerial Hemisférica de la Lucha Contra el Terrorismo.

Ningún medios de comunicación de Venezuela e internacional sabía de su apretada agenda, pero, luego de investigar en sus redes sociales oficiales pude constatar que en efecto, él estaría arribando en las próximas horas a la capital británica. Su propósito, el de conversar con autoridades británicas y posteriormente, compartir con los inmigrantes venezolanos y medios de comunicación.

Inmediatamente, contacté con mis colegas de Frontera Viva y les dije, “mañana, oficialmente, me estreno como corresponsal desde la ciudad de Londres”; también les escribí a mis compañeros de la ONG FundaRedes porque me urgía decirle a Juan Guaidó: “Soy del Táchira, soy vocera de Fundaredes y es necesario accionar sobre el tema de los grupos irregulares que hacen vida en territorio venezolano”.

El evento comenzaba a las 5:30pm (hora local), en un restaurant venezolano que lleva por nombre Arepa & Co, pero anunciaron que Guaidó llegaría más tarde porque estaba en una reunión con Boris Johnson, primer ministro de Inglaterra.

Siendo así, aproveché el tiempo para hacer varios en vivo a través de mi cuenta en Instagram, y pude conversar con mi amigo y colega venezolano David Virgüez, mostrando el ambiente que se vivía a la espera del encuentro con Guaidó.

Realicé varios en vivo a través de mi cuenta en Instagram; incluso, en un momento la señal en Venezuela estaba funcionando y aproveché para hacer un pase con mi colega y amigo David Virgüez, mostrándole el ambiente que había en el lugar, donde afuera del restaurant, estaban apostados un grupo de venezolanos que no habían podido registrarse; unos pocos que deseaban exigirle a Guaidó que llamara a una intervención militar y los “comunistas europeos”, británicos y españoles que no pasaban de los 30 años que mientras gritaban consignas a favor de la dictadura, otros desde adentro, les decía las realidades de Venezuela.

Ese día pude notar que en los rostros de mis hermanos venezolanos existía un mismo sentir: con Juan Guaidó se respiraba aires de libertad, de democracia y de respeto a los Derechos Humanos.

Se escuchaba en las conversacionesese si es un líder”, “ese chamo va a lograr acuerdos maravillosos en esta gira internacional”, “ojalá que esta vez logre la libertad de Venezuela”.

Presidente (E) de Venezuela Juan Guaidó en Londres.

Finalmente, Guaidó llegó sobre las 7:00 p.m. la multitud como era de esperarse se acercaba a él conforme pasaba al lugar de su locución, sin duda alguna había un increíble ambiente, nos sentíamos en casa, esa tierra de gracia llamada Venezuela.

Guaidó habló un poco menos de 13 minutos. Al comienzo, le agradeció a Dios y a los venezolanos por estar allí. En este momento,  tuvo que hacer una corta pausa porque sus ojos se le aguaron mientras decía que estaba emocionado y uno de los asistentes le gritó: Ya somos varios”.

Habló de varios puntos sobre la realidad de Venezuela, mientras todos escuchábamos muy atentos. Se mostró muy firme y con una agenda diplomática que promete. También nos animó para seguir en la lucha y en una sola dirección, “comunicando, informando, llevando el mensaje en cada esquina”. También se sinceró diciendo que se han cometido muchos errores y se han creado muchas dudas pero que son muchas más las oportunidades que se tiene.

Al terminar su discurso, uno de los venezolanos, se armó de valor y le dijo: “Mi abuela murió el 30 de enero del año pasado y una de las últimas cosas que vio fue su juramentación, que no fue solo tuya sino de todos. Ese día ella estaba feliz otra vez y yo le prometí que si te veía en persona, te lo iba a decir”. 

Todos pudimos notar el sentimiento de este joven que justo estaba a mi lado y mientras él hablaba se le cortaba la voz y yo sin conocerlo, le pasé mi mano izquierda por su espalda como diciendo, “entiendo tu dolor”. Cuando el joven terminó de contar su historia, pudimos ver por segunda vez, a Guaidó con los ojos aguados.

Minutos más tarde, junto a una amiga, Thais Fariñas, venezolana emprendedora quien también buscaba información para un medio venezolano, logramos pasar al lugar donde el presidente (E) de Venezuela, se encontraba, intercambiando una conversación de escasos minutos sobre el tema de Venezuela en especial sobre los grupos irregulares con presencia en Venezuela.

Luego de ejercer mi trabajo y responsabilidad como corresponsal de Frontera Viva, intercambié unas palabras más con Guaidó, pero esta vez no como periodista, sino como una venezolana más; como una tachirense que aunque estoy lejos, sintiendo el mismo dolor.

Cuando el evento finalizó, pude recoger pareceres entre mis amigos. Marian Duque, venezolana y psicóloga: ¿Qué te pareció la visita de Guiadó?: “En lo personal, me siento muy honrada de que la agenda de Juan Gerardo Guaidó, incluyera un espacio con la diáspora y no sólo con Boris Johnson. Considero que él da mucha importancia a la gente y esa es clave para que todos nos involucremos en este proceso”. “Por mi parte, su presencia me conectó de nuevo con la esperanza que en muchos instantes pierdo, producto de la incertidumbre y de las dificultades que se han presentado para lograr la ruta del cese de la usurpación”.

Resaltó que, como psicóloga, pudo captar que es un líder lleno de virtudes y cosas positivas, noble y sensible. “Estar cerca de él y conectarme con su mirada me permitió captar que sufre con todo lo que acontece día a día, tanto el dolor de los que están allí sobreviviendo como la nostalgia de los que vivimos en el exterior”. Destacó.

También tuve la oportunidad de intercambiar palabras con otro buen amigo, Sabas Castillo, psiquiatra infantil. “Me gustaría saber sobre tu impresión con respecto a Guaidó”; Sabas, responde: “Considero que Guaidó representa la única esperanza que tenemos los venezolanos para que se produzca un cambio. La situación del país es desesperada (crisis humanitaria) y desesperanzada. Los retos de éste hombre que mitificamos- para nuestra propia y forzada necesidad emocional- son grandes y él solo no puede y nosotros juntos-como fue su mantra ese día- tampoco. Hay intereses de la geopolítica mundial que desconocemos pero que están en acción. Hubo mucha emoción de los asistentes hoy en el local de comida venezolana en Londres Arepa&Co donde considero que Guaidó dió un discurso que percibí vacío de contenido y que me llevó a más tristeza y desesperanza relacionado a un cambio pronto en el país”.

Escrito por: Mayra Sánchez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí