Ante la reciente llegada de más de 700 venezolanos a la frontera con Norte de Santander y la aglomeración que se ha generado en el corregimiento colombiano de La Parada, el director del organismo migratorio, precisó que la problemática también se está presentando en el departamento de Arauca, en donde apenas estarían cruzando 100 retornados por día. Las autoridades colombianas alertan sobre un desbordamiento de la situación en la frontera de no ser atendida por el país vecino

Por Rosalinda Hernández C.

Más de 700 venezolanos permanecen a la intemperie, luego de una semana de haber llegado a la frontera colombo venezolana. Se encuentran a pocos metros del puente internacional Simón Bolívar, con el deseo de cruzar a territorio nacional, pero Venezuela, limita el paso, informó Migración Colombia.

Se las arreglan para dormir y comer en el mismo lugar que usan como baños públicos. A pesar que al levantar la vista divisan su país de origen, no pueden llegar a cumplir con la cuarentena obligatoria dentro de los denominados Puntos de Atención Social Integral (PASI), dispuestos del lado venezolano. Se desconoce la razón que impide a estos retornados entrar al país.

Situación en el Sector La Parada, Norte de Santander.

El gobierno colombiano a través del director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, informó sobre las restricciones que impone Venezuela para el ingreso de sus connacionales por la frontera.

La situación de los retornados se hace cada día más grave debido al foco de contagio que pueda generar la aglomeración que se mantiene en los pasos fronterizos.

“Por la frontera con Arauca, Venezuela nos restringió el ingreso de sus connacionales a solo tres días a la semana. Teníamos un cupo de 300 personas diarias y ahora lo llevó a 100 personas por día”, precisó.

La autoridad migratoria hizo énfasis en la situación que atraviesa el departamento Norte de Santander (Villa del Rosario, Cúcuta y Pamplona), donde se debe evitar el desbordamiento de personas retornadas, como también por Arauca y Maicao.   

Colombia está haciendo el trabajo en cada punto de la frontera para que las autoridades venezolanas reciban a sus connacionales.

Si se pasa de tener 700 personas (como ahora) a tener 1000 o 1200, se va a generar una mayor presión y riesgo de contaminación del coronavirus, tanto para la población migrante como para los nacionales colombianos que viven en Villa del Rosario y Cúcuta.

Se ha pedido la desaceleración de los procesos de traslados coordinados al interior del país, luego de detectar autobuses irregulares que cargan pasajeros hasta la frontera. En coordinación con la Policía Nacional y Dirección de Tránsito Terrestre, han sido retornados a sus lugares de origen, denunció.

Para movilizarse de manera regular hasta Venezuela, debe existir coordinación con alcaldías, autoridades de migración y de tránsito terrestre, agregó Juan Francisco Espinosa.

Riesgo de salud

Por su parte el alcalde del municipio colombiano Villa del Rosario, Eugenio Rangel,  pidió la suspensión del despacho de autobuses con retornados a la frontera.

La autoridad municipal, explicó que la capacidad de respuesta se agota, ante la creciente llegada a la zona de autobuses provenientes de distintos destinos de Colombia, con retornados venezolanos.

“Si esto no se controla se puede desbordar. Es un problema de resorte nacional, y necesitamos todo el apoyo del Gobierno Nacional desde la Cancillería. Existe una situación de salud pública de alto riesgo en momentos en que estamos en pleno virus”, alertó.

Para el alcalde Rangel, Villa del Rosario es el municipio más afectado por la situación de retorno de venezolanos por la frontera,  que ya cumple dos meses.

Paso controlado

Mientras tanto el alcalde del municipio Bolívar, frontera con Norte de Santander, William Gómez, explicó que la aglomeración de venezolanos en las adyacencias del puente Simón Bolívar, se debe entre otras cosas a  una suspensión temporal que ha  habido del paso por la desinfección en los PASI, ubicados en el terminal terrestre de San Antonio.

Situación que aseguró ya fue subsanada y ya estarían ingresando los connacionales.

“Los días domingos se hace una parada porque el PASI (terminal) hay que  desinfectarlo, se le da rotación a todo lo que hay allí y es por eso que los domingos no se hacen ingresos”, dijo William Gómez.

La autoridad fronteriza no precisó el número total de connacionales que estarían retornando al país desde Colombia. Sin embargo,  precisó que la información que maneja es de unas 300 personas que  el lunes 1º junio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí