Por Rosalinda Hernández

¿Qué está pasando con los migrantes venezolanos? Es la pregunta que muchos se hacen cuando se reseñan las muertes por inmersión en el Río Grande, los horrores en el camino de la selva del Darién o al cruzar en balsa el mar Caribe e intentar llegar a Aruba.

Morir ahogado o ser presa de tráfico humano en las aguas que conducen a Trinidad y Tobago o sucumbir por frío e inanición en la frontera entre Bolivia y Chile, también son parte de las historias de la migración venezolana.

José Antonio Oropeza, secretario general de la Unión Panamericana y del Caribe para los Derechos Humanos (Pacurh por sus siglas en inglés), respondió a la situación de los venezolanos migrantes a partir de dos preguntas: “¿Qué pasa en los países con la migración venezolana?  ¿Cómo están viendo las personas las políticas migratorias?”

La migración venezolana

En relación a la primera pregunta, Oropeza resaltó el contenido de la Declaración de los Ángeles, firmada el pasado 10 de junio por más de 20 países en el marco de la Cumbre de las Américas, y a su juicio, es lo más poderoso que se ha generado en materia migratoria

“Con base en está declaración hacemos un llamado al reconocimiento de refugio, a la protección internacional y a la inclusión de los migrantes en territorios de acogida”.

Estados Unidos va a invertir unos 2 mil millones de dólares para que no exista migración irregular, movilidad humana buscando entrar hacia su territorio, agregó.

La ola de migrantes que empezó en el año 2017, generó que más de 6 millones de venezolanos estén deambulando hoy por el mundo.  Muchos de ellos en territorios de acogida donde los presidentes han mostrado espíritu de solidaridad, como Brasil y Colombia.

Países como Trinidad y Tobago, “casi obligados” han abierto la posibilidad de dar un estatuto legal a casi 16 mil venezolanos. En ese territorio hay 35.000 venezolanos, 19 mil de ellos con estatus de refugiados otorgados por ACNUR.

En el caso de Aruba y Curazao no ha pasado nada de esto, en esos territorios hay más de 50 mil venezolanos y no han tenido abierta la posibilidad de regularización, ni protección, señaló Oropeza.

Mientras que en Ecuador el presidente Guillermo Lasso apenas abrió la posibilidad de legalizar a los venezolanos que entraron por pasos habilitados a ese país.

Los países a diferencia de Estados Unidos, Brasil, Colombia y ahora Ecuador, no han entendido que la grave crisis humanitaria compleja trae como consecuencia la observancia del derecho internacional público. “No basta con la protección internacional porque en algunos casos esto no es sinónimo de seguridad jurídica de los migrantes, es importante que los migrantes vayan teniendo esa movilidad humana entre las naciones”. 

Le puede interesar.  ONGs piden al presidente Biden que se pronuncie sobre los venezolanos sin estatus legal en EEUU

Para el defensor de los derechos humanos la realidad de los países es compleja y se le suma la situación de Ucrania, en donde los recursos de los países donantes han sido dirigidos a ese territorio que, sin duda su situación ha impactado negativamente a los países del hemisferio occidental.

No son inmigrantes, son refugiados

Un llamado de atención para la observancia de los tratados y convenios internacionales y “descategorizar” a la migración venezolana, hizo José Oropeza.

“Los llaman venezolanos desplazados en el exterior, cuando la justa calificación debería ser refugiados y no llamarlos más migrantes económicos porque la migración no solo genera una condición económica”.

En la declaración de 1951, se leen las características del refugiado y es evidente que los venezolanos las cumplen todas, señaló el vocero de Pacurh.

“Tenemos un conflicto, hay violencia generalizada, persecución y es el único país del hemisferio que tiene abierto un procedimiento penal internacional (una investigación) porque se cometen delitos de lesa humanidad y así lo determinó una misión independiente. Se violan derechos humanos, tenemos todos los ingredientes de un cóctel para que definitivamente seamos catalogados como refugiados”.

El refugio trae como consecuencia tres grandes pasos: acceso a la educación, a la salud y al mercado laboral. Sin acceso a un mercado laboral es imposible poder superar los estados de vulnerabilidad, explicó.

¿Cómo ven las políticas migratorias? 

Pacurh, no promueve la migración irregular, esa es una falta administrativa, más no una falta penal, sin embargo, una vez que esos migrantes llegan al territorio debe brindarle la protección internacional”, aclaró el vocero de la organización.

En algunos países se exacerban las retóricas antiinmigrantes y generan xenofobia oficial, está acción “aguas abajo”, impacta en los territorios de acogida generando más xenofobia, pero aún más aporofobia, la fobia a los pobres. Al inversionista que llega con recurso le abren las puertas, va a invertir, es bienvenido. El pobre no.

Para Oropeza, la violencia que muestran algunos migrantes no parece espontánea y se presentan casos aislados, no es común en los migrantes ser violentos porque los buenos son más. Es más grande la población que sale adelante trabajando, en comparación con los pequeños brotes violentos que se han presentado en Chile, Perú, en el Tapón del Darién.

“Esta violencia viene más de la mano de grupos inescrupulosos, de grupos armados, dedicados al tráfico ilícito de personas. Bandas delincuenciales que están desde la frontera norte de México hasta Venezuela y desde Venezuela hasta Trinidad y Tobago y Chile. Ellos venden paquetes para migrar, lo hacen a través de redes sociales”.

Le puede interesar.  Mercado negro de vacunas contra Covid-19 se instala en Venezuela

El problema no está en el migrante, el problema son las bandas criminales, a esas hay que perseguir y judicializarlas con todo el peso de la ley porque están jugando con la vida de los migrantes, con el drama y la necesidad, denunció.

Es un momento clave para realzar la labor de las organizaciones de la sociedad civil, de edificar, orientar, resocializar, incorporar e integrar a los migrantes en los territorios de acogida. Además, las ONG tienen una tarea importante: que los recursos lleguen a dónde tienen que llegar.

“Son miles de millones los que se han recogido, pero no están llegando definitivamente a donde tienen que llegar. No es que se desvíen, es que en muchas oportunidades se duplican los esfuerzos o se hacen cosas que poco impactan en la superación de un estado de vulnerabilidad”, Pacurh.

La migración seguirá

La migración no va a parar, es cíclica: hay clímax, tanto para territorio expulsores como Venezuela, como para territorios receptores. La migración va mutando. De los más de seis millones de venezolanos que se han marchado, no se ha cuantificado cuántos se están devolviendo, dijo.

“Hay un número importante que se han devuelto. No sabemos si son 100 mil, 200 mil o 500 mil, pero lo vimos durante la pandemia y posterior cierre de la frontera. Muchos fueron sacados de sus casas y las fuentes de trabajo escasearon, la inflación y altos costos pegaron, les tocó regresar”.

Es necesario reconocer que la migración y todos sus procesos ha dejado un aprendizaje. Los venezolanos son una población llamada a ir al colegio, a aprender, a estudiar en universidades, al menos solo un bachillerato, lo que ha generado, conocimiento, aportes y visiones diferentes en los territorios de acogida que han ido insertándose en los mercados laborales, llevando y fomentando oportunidades al país receptor.

El llamado que se hace a los presidentes de territorios de acogida “es que no estigmaticen a la migración porque es una oportunidad para los países y que el PIB se eleve. Si tienen la oportunidad de reconocer la migración, en la misma medida los organismos internacionales prevén el auxilio y con él vienen sin duda los recursos”.

Hay que apuntar a la integración, poder brindar educación, salud y un permiso de trabajo porque en la medida que las personas obtengan un permiso de trabajo y se puedan sostener individualmente, en esa misma medida ayuda al pago de los impuestos e incrementa el PIB. Además de dejar de ser una carga para el Estado, precisó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí