Situación fuerte están viviendo mujeres y niños venezolanos que, por circunstancias económicas, duermen en el suelo en la calle 6 con avenida 4 de La Parada, en Villa del Rosario de Cúcuta, Colombia, lamentan tener que sufrir maltratos.

Yoselín Ramos tiene ocho meses de embarazo y duerme la siesta tirada en el lugar, a donde llegan muchos venezolanos a improvisar sus hogares al no tener un techo propio. Además de ella y el bebé que lleva en su vientre, también tiene una hija de 2 años que se encuentra allí. Tiene un colchón hecho con cartones y cobijas para que el suelo no sea tan duro para ellas.

Yoselín tiene 27 años y hasta ahora no sabe el sexo de su bebé, pues no ha ido a ningún control. “No le tengo ropa ni nada para su llegada”, contó mientras acariciaba su barriga.

Decenas de madres, unas embarazadas y otras con hijos pequeños, algunos de brazos, las que han hecho de esta cancha su hogar en Colombia. “Nadie se ha acercado para ayudarnos. Los niños no tienen ropa y algunos están enfermos”, comentó Alejandra Olarte, mostrando la cabeza de uno de los niños con laceraciones.

Para Alejandra, lo más triste es que cada día que pasa se levanta un nuevo cambuche a su alrededor. El parque ya no lo pueden usar, pues los vecinos se molestaron al verlas allí todo el día.

Nos corren, nos insultan y nos tratan mal. Nosotras no estábamos así en Venezuela, pero nos tocó venirnos por el problema que hay allá. Nosotras no estamos aquí, en estas condiciones, por gusto. ¿Quién quisiera vivir así, en el piso con sus hijos?”, dijeron todas, casi al unísono.

Tomado: La Opinión

Héctor Mora

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí