Por Frontera Viva

Desprecio por sus ciudadanos es, lo que a juicio del sociólogo Tomás Páez, expresa el gobierno de Nicolás Maduro al desconocer la diáspora venezolana.

En conversación con Frontera Viva, el también Coordinador del Observatorio de la Diáspora Venezolana se refirió al retorno a Venezuela de miles de migrantes, argumento que el régimen venezolano utiliza a su favor y con el cual busca desacreditar la huida de millones sus ciudadanos.

De acuerdo a lo anunciado por voceros del gobierno, se habla de 28 mil venezolanos que han vuelto al país procedentes de otras naciones, sin embargo, está cifra contrasta con los 25 mil que, solamente en enero, ingresaron a Estados Unidos por el Río Grande (Texas), de acuerdo a cifras manejadas por el especialista. Páez además señala que 1.400 personas estarían abandonando el país diariamente, por lo que pone en duda los anuncios del oficialismo con respecto al retorno en masa de venezolanos.

La falta de datos e información oficial que registre la cantidad de venezolanos que efectivamente han vuelto al país, arroja más sombras. El sociólogo asegura que si bien hay venezolanos que vuelven al país, no podemos olvidar que la diáspora supera los 7 millones y que nuestros connacionales están distribuidos en alrededor de 90 países y 400 ciudades del mundo, según datos del Observatorio que preside.

Ante este panorama, Páez es enfático al calificar como xenofobia esta actitud del gobierno de Nicolás Maduro pues implica el desconocimiento del otro, explica.

Venezuela no se ha arreglado

El año pasado Venezuela registró un incremento del 7% en el PIB, a pesar de que esta noticia es positiva, para poder comprender dónde estamos realmente, el especialista explica que este crecimiento debe contrastarse con un decrecimiento de un 80% desde el año 2013.

Le puede interesar.  Israel y Hamás pactan alto al fuego "mutuo e incondicional" tras 11 días de enfrentamiento bélico

A 2022 Venezuela continúa siendo una de las peores economías de América Latina llegando a posicionarse debajo de Haití en múltiples rankings económicos, por lo que no es sorpresa que la migración continúe.

Aunque las razones económicas siguen siendo uno de los principales motivos para la huida del país, a este se suman la inseguridad personal y jurídica, la falta del servicio eléctrico, dificultades para conectarse a internet, problemas sociales y crisis en el sector salud, de acuerdo al experto.

Quiénes emprenden el camino de la migración lo hacen, de acuerdo Páez, con un nivel de empobrecimiento importante lo que los lleva a movilizarse en bus, a pie o en lanchas. El perfil del migrante venezolano para este año es de personas entre 18 y 40 años de edad, es decir en edades productivas y reproductivas, con años de escolaridad, “desesperados dispuestos a todo”, pero con una capacidad para reinventarse.

Los destinos predilectos continúan siendo Estados Unidos, España, Colombia y Perú.

Calidad de vida: el máximo anhelo

Con la llegada de gobiernos de izquierda a varios países latinoamericanos que han acogido migrantes venezolanos, se han encendido las alarmas respecto a la posibilidad que se repita en el país receptor la misma situación que los impulsó a salir de su país natal.

Casos se escuchan de venezolanos que han empezado a salir de Perú y Argentina, sin embargo, para el sociólogo, esto no responde a ideologías políticas. “La diáspora no piensa en términos de derecha o izquierda, sino en resolver sus problemas”. Para los migrantes lo importante es poder establecerse en países donde disfruten de una calidad de vida que les permita mantenerse y enviar ayudas a sus parientes en Venezuela.

Le puede interesar.  Colombia mantiene exigencia de PCR a viajeros internacionales que deseen ingresar al país

Por otra parte, Páez indico que los cambios políticos en Latinoamérica podrían hacer más largo el proceso de migración al imponer visados, lo que no detendría a los migrantes, sino que repercutiría en un incremento de la migración irregular lo que fortalecería industrias como la trata de blancas, el narcotráfico, entre otros.

El especialista señaló que “la diáspora no puede convertirse en una mercancía”, ya que se trata de una de un problema multicausal que debe ser atendido con la seriedad del caso, dado que es un reflejo de la grave crisis que aún azota nuestro país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí