Sebastiana Barráez

El tema de la Guayana Esequiba o territorio en reclamación siempre ha sido particularmente sensible en la Fuerza Armada venezolana. Esa región o territorio del Esequibo forma parte del escudo guayanés, que abarca casi 160 mils kilómetros cuadrados, y es administrado por la República Cooperativa de Guyana, aun cuando Venezuela la reclama basándose en el Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966.

Dos instituciones, integradas en su mayoría por militares retirados de la Fuerza Armada y algunos profesionales del derecho y la educación, presentaron un documento conjunto sobre la situación de la Guyana Esequiba o llamada Zona en Reclamación. Ellos son el Instituto de Estudios Fronterizos de Venezuela (IDEFV) y el Frente Institucional Militar (FIM).

El manifiesto, del 15 de marzo 2020, está dirigido a “todos los venezolanos, sin exclusiones”, y se refieren a las “continuas acciones y actuaciones que sigue realizando la República Cooperativa de Guyana con el fin de desconocer la vigencia del Acuerdo de Ginebra, suscrito el 17 de febrero de 1966 por Gran Bretaña, su colonia la Guayana británica y la República de Venezuela”.

El Instituto de Estudios Fronterizos de Venezuela (IDEFV) está presidido por el general de División (Ej) Oswaldo Sujú Raffo; como vicepresidente el ingeniero Aníbal R. Martínez; en la secretaría la licenciada María E. Vásquez de Ojer; siendo el tesorero el doctor Luis Semprúm Salgado; además de varios vocales. En el Consejo Académico encontramos a los doctores Cesáreo José Espinal Vásquez, Blanca Mármol de León, entre otros.

Por su parte el Frente Institucional Militar (FIM) está presidido por el vicealmirante Rafael Huizi Clavier, en la vicepresidencia está el general de brigada Teodoro Díaz Zavala. También lo integra, como secretario, el coronel (Ej.) Rubén Bustillos Rávago, así como los vocales de los diversos componentes de la Fuerza Armada.

Dicen los oficiales, de diverso rango militar, que “en estricto apego a los postulados ineludibles e imprescriptibles que ordena la actual Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, es impostergable volver a elevar nuestros sentimientos e ideales patrióticos en la defensa de nuestra soberanía nacional”.

Es por ello, según resaltan, que es necesario manifestar que “Venezuela nunca reconoció la validez del Laudo Arbitral de París de 1899, por estar viciado desde su inicio de componendas entre los árbitros del laudo, como ha quedado plenamente comprobado”.

Establecen que “en el año 1962 el entonces Canciller venezolano Dr. Marcos Falcón Briceño denuncio, ante la XVIII Asamblea de las Naciones Unidas, la nulidad, del Laudo de París de 1899, lo cual dio lugar a un debate acerca del derecho de Venezuela en el Oeste del río Esequibo, desde su nacimiento hasta su llegada al Océano Atlántico”.

“El 17 de febrero de 1966 -agregan- se firmó el Acuerdo de Ginebra (ONU), donde el gobierno de Venezuela, Gran Bretaña y la colonia de Guayana Británica, reconocen la existencia de la controversia y se establecen procedimientos para una solución pacífica”.

No al Laudo de París

Quisieron resaltar como un triunfo para Venezuela la firma del Acuerdo de Ginebra, “por cuanto, al aceptar las partes someterse a este Acuerdo, quedó nulo de nulidad absoluta el Laudo de París de 1899”.

A juicio de los militares “en recta interpretación “legis”, Venezuela no debe aceptar ir a la Corte Internacional de Justicia, bajo el pedimento de Guyana de volver atrás para conocer la eficacia y validez del Laudo de París de 1899. Venezuela, no debe volver analizar lo irrito de este Laudo de París de 1899, porque sería darle vigencia a lo que está nulo por el Acuerdo de Ginebra de 1966”.

Recuerdan que “en el Acuerdo de Ginebra se estableció que algún acto o actividad se lleve a cabo por ninguna de las partes mientras se encuentran vigente el Acuerdo de Ginebra de 1966”.

Por otra parte “a la colonia Guayana Británica se le dio la independencia el 26 de mayo de 1966, y se convirtió en republica el 23 de febrero de 1970, con el nombre de Guyana, en ese sentido, las conversaciones para una solución pacífica deben ser entre Venezuela y Guyana”.

Dicen los representantes del Frente Militar y del Instituto de Estudios Fronterizos que “Guyana incumplió con el Acuerdo de Ginebra de 1966 vigente, y lo sigue haciendo, al darle concesiones ilícitas a empresas petroleras internacionales y otras naciones, y efectuar actos de explotación minera y forestal, sin control, contaminando suelos y ríos de pueblos, caseríos, hábitat de los pueblos indígenas, en el territorio de la controversia”.

La sugerencia de los militares es que “ante esta situación, Venezuela no debe aceptar ir a la Corte Internacional de Justicia por decisión del Secretario de las Naciones Unidas, a solicitud de Guyana para dirimir la controversia basado en el Laudo de París de 1899, sino por el contrario, demandar ante la Corte Internacional de Justicia la reivindicación de nuestro territorio esequibo, por tener justo título y derecho que le proviene del territorio como colonia de España y de los linderos que pertenecían a la Capitanía General de Venezuela de 1777”.

Ellos recomiendan que la Asamblea Nacional de Venezuela se pronuncie sobre los pedimentos de Guyana y la decisión del Secretario General de las Naciones Unidas y, asimismo, proponer al Ejecutivo Nacional, “que el territorio al oeste del río Esequibo sea designado como el Estado Manuel Piar”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí