Miles de millones de dólares se han desvanecido en manos del chavismo que prometió obras nunca culminadas, las cuales hoy en día se mantienen abandonadas y son monumentos representativos de la corrupción sistemática iniciada por la cúpula que hoy usurpa el poder en Venezuela.

Con la llegada de Hugo Chávez, hace más de 20 años, se plantearon muchos proyectos que prometían mejorar la infraestructura del país; sin embargo, la prioridad de su mandato fue impulsar el equívoco “socialismo del siglo XXI”, usado para disfrazar al entramado de corrupción más grande de la historia de Venezuela.

Actualmente, muchas obras prometidas tienen el sello de “catástrofe”, marca estampada por los dirigentes chavistas en todos los rincones del país. Aunque es complicado determinar la cantidad total del dinero malversado en supuestas construcciones, el equipo The Watcher calcula pérdidas superiores a los 88 mil millones de dólares.

Nicolás Maduro recibió el cuestionable legado de Chávez, por lo tanto continuó con la promesa de culminar los proyectos inconclusos. Si bien algunas obras fueron retomadas a través de nuevas inversiones millonarias, los resultados siguen siendo los mismos: estructuras cubiertas de polvo y el dinero desvanecido en manos del régimen socialista.

A continuación un mapa interactivo con 60 obras inconclusas, recopiladas por The Watcher: 

Perspectivas del despilfarro

Para obtener una mejor perspectiva sobre el despilfarro en Venezuela, es necesario ilustrar cómo otros países sí han concretado obras avanzadas con presupuestos parecidos a los desperdiciados por el chavismo.

Una de las obras más representativas de la corrupción en Venezuela es el Puente Cacique Nigale, el puente invisible sobre el Lago de Maracaibo. Para la construcción, prometida por Chávez en el 2006, se presupuestaron 2.000 millones de dólares, de los cuales se han gastado más de 500, sin obtener ningún avance considerable. Han pasado 14 años y el famoso proyecto fue archivado por el régimen de Maduro.  

Un año antes, en el 2005, en Corea del Sur empezaron la construcción del Gran Puente de Incheon, el noveno más largo del mundo. Con un presupuesto de 1.400 millones de dólares, la nación asiática logró terminar la obra en tan solo 4 años. En octubre del 2009 inauguraron el enlace de 21 kilómetros de longitud; dos veces más largo de lo que iba a ser el segundo puente sobre el famoso lago venezolano.

La obra más prometida

Aunque en Venezuela han ofrecido obras considerablemente variadas, los hospitales son los proyectos favoritos que usan los dirigentes chavistas para engañar a la población. En lugar de proponer mejoras para el deplorable sistema de salud venezolano, el régimen socialista inicia la construcción de nuevos centros de salud para posteriormente abandonarlos; curiosamente se desconoce el presupuesto manejado en la mayoría de dichas construcciones, no obstante, nunca aparece el dinero ni los responsables.    

El juego de estas promesas, de quienes pretenden seguir controlando el poder en Venezuela, se ha visto reflejado en el deterioro del sistema de salud y, por ende, en las comunidades más necesitadas de atención pública. Miles de venezolanos han sido timados con supuestos nuevos hospitales que servirían para atender a los más necesitados, pero al final nadie recibe atención médica en centros de salud que no terminan de surgir.

Burlas a la educación

Otra necesidad burlada por el chavismo es el acceso a la educación superior. Poblaciones vulnerables han sido el objetivo de la cúpula socialista para prometer universidades que servirían para la formación de miles de venezolanos; sin embargo, es otro timo, puesto que nunca han sido terminadas y las comunidades continúan esperando su materialización. 

Aunque el régimen chavista vocifera que su prioridad es atender a la clase social baja, dichas poblaciones son las más vulneradas por las promesas en el ámbito educativo. La Universidad Indígena de Puerto Ayacucho, en el estado Amazonas, y la Universidad de Catia, al oeste de Caracas, son dos de las promesas incumplidas por el chavismo en Venezuela.

En reiteradas ocasiones, dirigentes oficialistas han demostrado su desinterés sobre el progreso de los sectores menos privilegiados de la sociedad venezolana; en el año 2014, Héctor Rodríguez, el entonces ministro de educación, manifestó que no les conviene sacar a la gente de la pobreza, pues correrían el riesgo de convertirlos en opositores del régimen.

Mantener a los pobres en las mismas condiciones les facilita su control sobre ellos, teniendo en cuenta que seguirían dependiendo de las ayudas sociales, dificultándoles oponerse a las decisiones impuestas por quienes usurpan el poder. De tal manera, las promesas en términos de educación carecen de importancia dentro de la cúpula chavista, por lo cual las inversiones en infraestructura universitaria han tomada rumbos desconocidos.

Caso Odebrecth

El conglomerado brasileño de negocios relacionados al campo de la construcción y la ingeniería, Odebrecht, hace parte de uno de los casos de corrupción más escandalosos, en donde Venezuela figura como el segundo país donde la empresa canceló más dinero.  

Para finales del año 2016, algunos altos ejecutivos de la compañía brasileña reconocieron ante la justicia de Estados Unidos que habían realizado sobornos en toda Latinoamérica por un valor de más de 700 millones de euros, esto con el fin de lograr contratos de más de 100 proyectos.

Entre los años 2006 y 2015, a través de Odebrecht, unos 98 millones de dólares fueron manejados por funcionarios e intermediarios del régimen chavista para obtener y retener contratos de obras públicas.

Para el año 2018, el ahora presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, denunció ante la Agencia Anadolu que el daño patrimonial ocasionado por la constructora brasileña en el país supera los 30.000 millones de dólares.

“Todos estos contratos fueron entregados saltando los procesos de licitación, amparados en un convenio binacional Venezuela-Brasil, firmado en el 2007, entre Hugo Chávez y Lula Da Silva, que suscribe como canciller Nicolás Maduro Moros”

aseguró Guaidó.

76% de las obras de Odebrecht en Venezuela permanecen inconclusas

Entre las millonarias obras inconclusas en el país destaca la promesa de una gran obra que conectaría a varios estados, desde Cojedes hasta Anzoátegui, el llamado Tren Tinaco-Anaco.

Otras de las obras que representan la malversación de fondos en manos del régimen:

  • Línea 5 del Metro de Caracas: Debió entregarse en 2010. De los 15 Km. que recorre, solo están listo 1,3 Km.
Sin haber sido culminada. en noviembre de 2015 fue inaugurada la estación Bello Monte, la primera de 10 estaciones d ela linea 5 del Metro de Caracas Foto El Colinero
  • Aeropuerto de Maiquetía: El plan de trabajo comprendía entre 2013-2019. Solo se han ejecutado nueve remodelaciones.
  • Metrocable La Dolorita: Ha contado con una inversión 300 millones de dólares. Está vinculado al Metrocable Mariche. Tiene una longitud de 3,6 km.
  • Metrocable Mariche: Presenta un avance de 40%. De cinco estaciones funcionan tres. Su culminación se pronosticaba en 2016.
  • Cabletren Bolivariano: Se prometió para 2015, pero de 5 estaciones solo tres están operativas. Contó con una inversión total para su ejecución de 440 millones de dólares
  • Central Hidrológica Tocoma: La primera turbina debió de haber arrancado en 2012.
  • Complejo Agroindustrial José Ignacio Abreu de Lima: Su construcción lleva más de 7 años, en 2015 dejó de producir soya.
  • Tercer Puente sobre el río Orinoco: Debió estar listo en 2015, reporta un avance de 70,31%.
La construcción del ambicioso proyecto inició en 2006.
  • Línea II del Metro de los Teques: En construcción desde el 2007. Solo tiene operativa tres de las siete estaciones.

Durante 22 años el chavismo ha realizado un sinfín de promesas rotas, una estafa que desde hace 7 años ha sido heredada al régimen encabezado por el usurpador Nicolás Maduro; jugando con las necesidades de los venezolanos. Cuando el régimen presume que su “revolución” avanza “a paso de vencedores”, es evidente que nada ha sido relacionado con la ejecución de los ambiciosos proyectos de infraestructuras ofrecidos en cada campaña electoral.

Prensa Frontera Viva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí