El Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (CDH UCAB) determinó que el flujo de caminantes venezolanos no se detuvo durante la pandemia. Pese al cierre de fronteras terrestres, miles de connacionales han cruzado pasos irregulares sin importar los riesgos a los que se exponen, pues, quedarse en el país, representa mayor peligro para ellos.

La investigación precisa que los venezolanos que migran a pie seguirán haciéndolo con las fronteras cerradas, aunque esto represente mayores obstáculos. Además, los recorridos ahora son mayores porque los connacionales empiezan la travesía desde sus estados de origen.

“El recorrido en el marco de la pandemia de COVID-19 presenta más obstáculos, ya que los caminantes comienzan ahora su trayecto a pie entre 300 y 1000 kilómetros dentro de Venezuela, antes de llegar al límite con Colombia o Brasil, debido a la falta de combustible y el alto costo del transporte en Venezuela”, precisa el estudio.

Colombia es el país donde se queda la mayoría de caminantes, sin embargo, otros continúan hacia Ecuador y Perú. Un pequeño porcentaje de los venezolanos hace la travesía hasta Chile, exponiéndose a más riesgos, incluyendo la deportación.

Prensa Frontera Viva

Le puede interesar.  Pasos para obtener la nacionalidad portuguesa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí